Diario Vasco

Diez claustros para encontrar la paz

Claustro del monasterio de Poblet (Tarragona).
Claustro del monasterio de Poblet (Tarragona).
  • Recorrido por algunos de estos bellísimos patios vinculados durante siglos a la vida religiosa

  • Desde el románico de Silos hasta el de San Juan de la Peña (Huesca), cubierto por un techo de roca natural

Lugares de encuentro, charla y oración. Los claustros han sido durante siglos el centro de la vida de conventos, monasterios y templos. Por sus pasillos, a cubierto del sol y la lluvia, han paseado generaciones de religiosos. También eran el lugar en el que recibían a las visitas y donde conversaban con ellas sobre asuntos del Cielo y la Tierra. Por ellos, los arquitectos que diseñaron esos complejos religiosos dieron lo mejor de sí en esos patios reservados en principio a unos pocos. Allí crearon remansos de paz, lugares en los que con frecuencia se instalaron tumbas donde reposan monjes y benefactores de la orden. Hoy, abiertos en su mayoría a las visitas turísticas, ofrecen al visitante perspectivas de enorme belleza y contagian del espíritu que los hizo nacer. Hasta los visitantes más ruidosos bajan el tono de voz cuando pasean por un claustro, como si quisieran percibir el rumor del viento o el murmullo del agua que mana de una fuente. Lo que sigue es una selección de diez hermosos claustros españoles.