Diario Vasco

Sorpresas románticas para todos los bolsillos

vídeo

La importancia de los detalles. / LEIRE BUJANDA E IÑIGO SÁNCHEZ

  • Ideas románticas para sorprender a tu pareja sin dejarte un riñón en el intento

No nos vamos a engañar más: los detalles importan. Y más si éstos están pensados y preparados a conciencia. Sorprender a nuestra pareja, sin embargo, no es fácil. Mucho menos en los tiempos que corren. Y es que a veces parece que tener un gesto romántico es solo cosa de quien puede permitirse algún que otro lujo.

Los viajes, los restaurantes, los hoteles o las casas rurales son, por supuesto, una buena opción para disfrutar en pareja. Sin embargo, se sigue diciendo que la esencia está en los pequeños gestos, y es que no es necesario salir de casa para tener bonitos detalles.

Sorprende a tu pareja sin dejarte un riñón en el intento, dando rienda suelta a tu imaginación.

1. Cena bajo luces

Los restaurantes caros no son necesarios. Sí, están bien para celebraciones o sencillamente porque queremos darnos un capricho, pero no debemos olvidar que el fin es compartir un momento en pareja, y el lugar para eso es lo de menos.

Una alternativa más económica es una cena bajo luces. Y no digo bajo las estrellas, que es algo a lo que ya muchas veces se ha recurrido: digo una cena bajo luces.

Porque en una cena bajo las estrellas nos vemos abocados a tener en cuenta las circunstancias ambientales. Una cena bajo luces nos obliga a crear un clima romántico desde cero, lo que hace que el esfuerzo sea mayor y sea más recompensado también el resultado.

Las velas son una alternativa recurrente. Nos es difícil concebir una cena para dos sin al menos una de estas pequeñas. No obstante, hay formas de crear un ambiente aún más romántico y original: una buena idea son los farolillos de luz. Existen tutoriales y formas sencillas de crear farolillos para todo tipo de gustos.

2. Dulce chocolate

Sorpresas románticas para todos los bolsillos

Lo más importante de las comidas y las cenas es siempre el postre. La mejor manera de impresionar a nuestra pareja es sorprendiéndola con un dulce hecho por nosotros mismos.

Es importante que no sea algo excesivamente pesado. El chocolate es una buena opción, sobre todo si lo mezclamos con alguna fruta. Los pasteles, las tortitas o los crepes también pueden funcionar bien.

Los que no se atrevan a hacerlos ellos mismos pueden acudir a las tiendas y elegir un postre acorde a la ocasión. Personalizarlo es una buena idea, optando por formas concretas o escribiendo algo encima, como una frase o una fecha especial.

3. Viaje sin salir de casa

Si conocemos el nombre del sitio que nuestra pareja sueña con visitar, hagamos lo posible por llevarla. No hace falta un billete de tren o de avión para acudir a un lugar, porque viajar también se puede hacer desde casa.

Basta con elegir o diseñar imágenes, dibujos, ropa u objetos característicos y crear un ambiente confortable. Decora las paredes, juega con olores o sabores propios del lugar y haz a tu pareja pasar un momento inolvidable. Es importante repetirle que, aunque el viaje no sea real, te habría gustado poder ir.

4. Sorpresas escondidas

En muchos aspectos nunca dejamos de ser unos niños. Sí, en el fondo nos encanta encontrar tesoros escondidos y mapas perdidos. Las sorpresas, aunque a veces no nos demos cuenta, son esenciales.

Deja detalles escondidos en cualquier lugar y sin motivo. Tu pareja se sorprenderá de esta forma al encontrarse un regalo inesperado en un armario o un bote de galletas, o una nota al ir a coger el mando de la tele.

Lo mejor es que cualquier sitio vale, y también cualquier detalle. Porque lo importante habrá sido la sorpresa de encontrar algo inesperado en un lugar corriente.

5. Breve escapada

Hoy en día son muchas las ofertas existentes para breves estancias. Por lo tanto, podemos sorprender a nuestra pareja con una pequeña escapada a algún lugar cercano que no resulte demasiado costoso.

De esta manera saldremos de la rutina y disfrutaremos de unas breves pero intensas vacaciones.

6. Deseos en una caja

También existen actividades o juegos en los que ambos pueden participar. Este en concreto se basa en que los dos guarden en una caja trozos de papel con deseos escritos. Cualquier cosa vale, desde pequeños caprichos hasta grandes aspiraciones. Lo importante es que la pareja no lea lo que ha escrito el otro.

El reto consiste en que después se saquen uno a uno esos papeles, en un orden aleatorio, y se intenten cumplir todos y cada uno de los deseos. Si no se consigue uno, no se podrá acudir al siguiente.

7. Detalles sin motivo

Los regalos nos gustan a todos, y más si son inesperados. Sorprende a tu pareja un día cualquiera con un detalle, sin esperar a fechas importantes.

No tiene por qué ser algo costoso ni elgante. El ingenio en estos casos suele ser nuestro mejor aliado, y a veces los regalos más pequeños pueden ser los más importantes.

8. El desayuno también importa

Sorpresas románticas para todos los bolsillos

Dicen que el desayuno es la comida más importante. Tener un gesto bonito en este momento del día en el que a muchos les cuesta incluso abrir los ojos es una buena forma de empezar la jornada.

Para este momento todo vale, aunque lo más aconsejable es contar con algo de fruta dentro del menú. Sorprende a tu pareja con un desayuno original que no la deje indiferente.

9. Comparte y demuestra confianza

Busca en el baúl de los recuerdos algo característico de esa parte escondida de tu vida. Y compártelo. Es una forma de demostrar confianza que tu pareja valorará, pues muchas veces no resulta sencillo hablar del pasado.

Permitir a tu pareja llegar a esta parte de ti hará que te conozca más y la confianza entre ambos resulte mayor.

10. En papel o en vídeo

Sorpresas románticas para todos los bolsillos

Para los más románticos hay una última cosa que nunca falla: escribir. Puede que tengamos mayor o menor facilidad para juntar palabras, pero eso es lo de menos. Tratar de encontrar las frases adecuadas para expresar lo que sentimos es un esfuerzo que merece la pena realizar.

Para los que no se atrevan con las letras, otra opción es el vídeo. Grabarse en vídeo es una manera bonita y a la vez eterna de mostrarnos y de exponer lo que queremos transmitir.

No importa el momento o la forma, lo que cuentan son los detalles y, al final, el día a día. Se trata de encontrar maneras originales de contar una y otra vez la misma historia.