diariovasco.com
Martes, 17 de enero de 2006
 Webmail    Alertas   Boletines     Página de inicio
PORTADA GIPUZKOA ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES

SAN SEBASTIÁN
SAN SEBASTIAN
Un nuevo trabajo sobre Sarriegui revela que nació en un caserío de Egia
Imanol Muñoz despeja esta incógnita sobre la figura del compositor donostiarra en 'La historia desconocida de Raimundo Sarriegui'
Imanol Muñoz, junto a la escultura de Raimundo Sarriegui. [LUSA]
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
SAN SEBASTIÁN. DV. Raimundo Sarriegui nació en el caserío Echeverri de Egia. Así lo atestigua Imanol Muñoz en un trabajo que será publicado en el próximo número del Boletín de estudios históricos sobre San Sebastián que edita la fundación Doctor Camino de Kutxa. A través de La historia desconocida de Raimundo Sarriegui se despeja, por lo tanto, una de las incógnitas que hasta ahora rodeaban la figura del compositor donostiarra.

Muñoz encuentra la pista inicial para descubrir la residencia natal del creador de la Marcha de San Sebastián en un estudio sobre donostiarras bautizados en la iglesia de San Vicente. En él aparecen las partidas de seis hermanos Sarriegui, de entre los que Raimundo fue el cuarto en nacer. En ningún caso se especifica el domicilio de nacimiento excepto en el de la hermana menor, nacida en 1845, en cuya partida figura la siguiente anotación: del caserío Echeverri de Eguia.

Al hilo de este hallazgo, el autor de este trabajo consultó el padrón municipal y averiguó en el censo de 1841 que en aquella fecha la familia Sarriegui Echeverria, entre ellos Raimundo, habitaba en el caserío Echeverriene del mencionado barrio del que era propietaria Doña Rita Collado, madre del Duque de Mandas. Esta propiedad pasaría posteriormente a manos de este último. Pero el caserío fue popularmente conocido bajo el sobrenombre de Cojaenea. En un informe sobre las casas que existían en Egia antes de la primera Guerra Carlista y que fueron quemadas o destruidas durante la guerra figura el Echeverri junto con el pseudónimo Cojaenea. Curiosamente el maestro donostiarra era cojo y «pudiera ser que, según se deriva de este sobrenombre, alguna mujer de alguna generación anterior de la familia Sarriegui que viviera en ese caserío que no fue destruido totalmente hubiera padecido también cojera y de ahí que popularmente fuera conocido como Cojaenea», comenta Muñoz.

El autor explica además la localización exacta de su domicilio natal. «Si trazamos una línea imaginaria que vaya desde la residencia de ancianos de Concorrenea, pasando por el Instituto Oncológico y llegando al edificio correspondiente al Paseo del Duque de Mandas número once nos situaría en el lugar en el que se levantaba el caserío donde nació Raimundo Sarriegui. Podemos decir, por lo tanto, que no era koxkero sino eguiatarra».

Hasta el momento la hipótesis que habían barajado aquellos que habían investigado la vida de este personaje, como el musicólogo José Luis Ansorena, apuntaba a que podía haber nacido en la casa de la calle Puyuelo 6, pero Muñoz ha descubierto que «Raimundo heredó esa casa de su esposa Ramona Goñi y en su testamento quiso devolver esa propiedad a la familia de su mujer. Por eso se la dejó en herencia a la sobrina de Ramona, Norberta Goñi, pero él no nació ni vivió allí».

De Egia a la Parte Vieja

Raimundo Sarriegui fue tiple del coro de Santa María y estudió en las escuelas de San Sebastián que casualmente estaban ubicadas en la actual plaza Sarriegui. «Para poder llevar a cabo estas actividades creo que de niño se fue a vivir con sus tíos a la ciudad y que los fines de semana volvería a casa con sus padres». Así, «en el censo de 1860 de la segunda sección formada por las calles Narrica, Puyuelo, Iñigo y Pescadería figuran Jerónimo y Sebastiana Echeverria -sus tíos- y el propio Raimundo». Queda por determinar el lugar exacto en el que vivieron los tres antes de que su tía comprara la casa de Puyuelo 38 y se trasladaran allí, donde finalmente falleció el compositor.

Imanol Muñoz relata el modo en el que se desarrolló el funeral, que supuso una gran manifestación popular. Cuenta asimismo que en el certificado de defunción existen dos errores. Por un lado consta que Raimundo murió a los 73 años cuando realmente lo hizo a los 75. Además no aparece correctamente escrito el nombre de su madre. Concluye su trabajo en el lugar donde reposan los restos de Sarriegi, en el panteón de su hermana Aurea y su marido del cementerio de Polloe.

Este trabajo «quiere ser una pequeña aportación al mejor conocimiento de la vida de nuestro maestro cuya música no dejará de sonar mientras el pueblo donostiarra exista», asegura.

La relación que mantuvo el compositor con el Duque de Mandas fue probablemente «muy directa» y por ello ésta sería otra posible vía de investigación. Y es que su padre, Francisco Sarriegi, y otros vecinos de Egia mantuvieron un litigio con éste por el arreglo de un camino en 1887. Es probable que Raimundo, un hombre con formación, mantuviera algún tipo de contacto con Fermín Lasala, Duque de Mandas, ya que sus padres «posiblemente no sabían ni leer ni escribir». Además este último vivió en la casa de Puyuelo 19, por lo que ambos fueron vecinos.



Vocento
Monitor de tráfico Bidegi Canal Meteo Webcam