Diario Vasco
Los masajes ayudan contra los cólicos del lactantes.
Los masajes ayudan contra los cólicos del lactantes. / Jesús Sánchez Signes

El 20% de lactantes menores de tres años desarrolla cólicos

  • pediatría

  • El cólico del lactante se presenta con mayor frecuencia en niños alimentados con fórmula infantil que en lactantes que toman leche materna

El cólico del lactante es un trastorno frecuente que afecta a uno de cada cinco lactantes menores de tres años. Este desorden provoca un llanto excesivo, inconsolable y repetitivo durante más de tres horas al día, algo que deteriora la calidad de vida de la familia del niño. 

Éste es el asunto principal que aborda el II Curso de Pediatría Práctica en Atención Primaria, organizado por Ferrer New Life Products. El programa, que está dirigido a pediatras y profesionales de servicios sanitarios de Atención Primaria, pretende abordar este trastorno del lactante y debatir sobre los tratamientos que existen para conseguir un consenso al respecto. Así, una intervención eficaz, segura, práctica y ampliamente aceptada para el manejo de estos cólicos, supondría un importante avance para la salud clínica y pública.

Además, en la ponencia 'Evidencias en el cólico del lactante: ¿realidad o ficción?', la doctora Gemma Pujol Muncunill, de la sección de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica del Hospital Sant Joan de Déu ha destacado que «uno de los pilares fundamentales del tratamiento es la educación sanitaria y el apoyo a la familia. Aun así, esta estrategia no es suficiente para mejorar la situación en algunas ocasiones».

Asimismo, la experta ha asegurado que existen «diversas estrategias» que aportan un beneficio extra en el tratamiento del cólico. «Entre ellas y de las que se dispone de mayor evidencia científica es la utilización de probióticos». También ha avanzado que «el xiloglucano, una sustancia mucoprotectora, y determinados probióticos (L. reuteri y B. breve) son dos opciones interesantes que evitan la adhesión de agentes patógenos productores de gas. Constituyen, por tanto, una nueva opción terapéutica con un futuro esperanzador».

Los probióticos ayudan a mantener los sistemas inmunológicos inmaduros a salvo de las bacterias. Además, la combinación de probióticos y xiloglucano es una opción «bien tolerada» por los bebés, puesto que el xiloglucano no se absorbe y los probióticos se encuentran inactivados, ha concluido.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate