#VivasLibresUnidas

LOLI GARCÍASecretaria general de CC OO de Euskadi

Se preguntaba Concepción Arenal, pionera del feminismo, «cuántos siglos necesita la razón para llegar a la justicia, que el corazón comprende instantáneamente». Y es que la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres viene de lejos y es un movimiento continuo e imparable. El derecho a la igualdad efectiva y real de las mujeres es de justicia universal, democrática y social. Las mujeres llevamos mucho tiempo peleando y luchando por una sociedad más justa, más solidaria y totalmente igualitaria.

Pero para conseguirlo, necesitamos romper con muchas barreras y obstáculos que impiden que las mujeres puedan desarrollarse personalmente como sujeto individual y colectivo. Y es ahí donde encontramos las mayores resistencias porque siguen existiendo muchos intereses políticos y fundamentalmente económicos que pretenden mantener el papel secundario de las mujeres en la sociedad, en la educación, en el empleo, en lo público e incluso en el ámbito familiar y privado. Es precisamente en este ámbito donde las mujeres están más invisibilizadas ocupándose casi en exclusiva de los cuidados, como algo inherente a su condición de mujer y con un papel subsidiario y no reconocido en absoluto.

Las CC OO de Euskadi hemos estado siempre, a lo largo de nuestra historia y actuación reciente, en primera línea en la lucha por los derechos de las mujeres y por la igualdad. Por esta razón, y en el ejercicio de nuestras competencias, vamos a protagonizar una movilización laboral, una huelga de dos horas por turno de trabajo, como respuesta para denunciar de manera clara y rotunda la desigualdad, las brechas de género, la precariedad del empleo, que afecta de manera especial a las mujeres, y las violencias machistas que no cesan, y siguen llevándose por delante la vida y la libertad de decenas de mujeres cada año, en sintonía reivindicativa con el movimiento feminista del que formamos parte.

La violencia hacia las mujeres y especialmente el número de asesinadas son la cara más dramática de una discriminación que resulta intolerable para el conjunto de la ciudadanía. Pero las mujeres sufrimos muchas violencias y queremos denunciar también la violencia económica y sus consecuencias: las desigualdades económicas, laborales y materiales. Y es en este tema, desde nuestra acción sindical, donde debemos situar la reivindicación por la igualdad como una materia prioritariamente sindical.

La brecha salarial es la consecuencia económica de una cadena de discriminaciones hacia las mujeres que comienza antes de que lleguen al empleo y continúa en su empresa. Concurren en causarla factores como la mentalidad patriarcal, los prejuicios sexistas, la segregación académica y la falta de servicios públicos de conciliación. Se trata de una injusticia estructural que empobrece la vida de las mujeres y les depara un futuro de pobreza. Y es un factor de quiebra y descrédito democrático. El salario medio de las mujeres vascas tiene que incrementarse más del 32% para equipararse al de los hombres. Es decir, trabajamos 120 días o 4 meses, según se prefiera, gratis.

Para CC OO es una prioridad absoluta acabar con la brecha salarial. Con ese objetivo hemos acudido a la reunión de carácter triparto convocada por la Consejería de Empleo, tras una resolución aprobada en el Parlamento Vasco por todos los grupos políticos. Porque más allá de la denuncia y de la movilización es necesario abrir espacios reales de interlocución para buscar acuerdos, soluciones e incidir en las políticas publicas. Esto se llama concertación-diálogo social, no existen otras fórmulas, salvo las de concurrir a las elecciones políticas y desde luego ese no es nuestro objetivo

Pero nuestro trabajo por la igualdad no se circunscribe solo a un día, para nosotras todos los días deben ser 8 de marzo. Hemos convocado asambleas, movilizaciones y concentraciones, animando a las trabajadoras y trabajadores a participar masivamente en todos los actos convocados.

Este 8 de marzo debemos irrumpir desde una propuesta autónoma, con un claro eje de reivindicación sindical y con voluntad de confluencia en una jornada de movilización social relevante para el conjunto de la ciudadanía

CC OO pondremos toda nuestra fuerza sindical al servicio de la lucha contra la precariedad en el empleo y la discriminación salarial, contra las violencias machistas y por la igualdad real, reivindicaciones por las que trabajamos todos los días, en todos los escenarios en los que estamos, desde lo concreto y real. Porque la igualdad en lo económico, en lo laboral, es la puerta de entrada a la autonomía personal. Las mujeres no solo necesitamos y queremos derechos sino también la libertad e igualdad necesaria para poder ejercerlos.

Lo sabemos desde hace mucho, nos lo han enseñado nuestras compañeras de las primeras Comisiones Obreras, mujeres como Josefina Samper, pionera del movimiento feminista y ejemplo para generaciones de mujeres sindicalistas y militantes feministas, referencia que nos recuerda y nos refuerza en la idea de la unidad de las mujeres en la lucha por la igualdad.

Nos queremos vivas, libres y unidas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos