Más vigilancia

EDITORIAL

Las malas prácticas que son objeto de sanciones en la gestión de residuos de obras es una irregularidad que se añade al desorden existente en torno a esta actividad

La sanción de 65.500 euros, impuesta por el Gobierno Vasco a cuatro empresas que gestionan residuos de obras, pone de relieve la existencia de un problema en Euskadi con potenciales consecuencias medioambientales que es preciso afrontar con determinación. La multa es la primera de estas características que se impone a compañías del sector de la construcción y demolición, marcando un antes y después en el nivel de exigencia conocido hasta ahora para el tratamiento de este tipo de residuos que reclaman una valorización específica en plantas de reciclaje convenientemente acondicionadas. Las eventuales malas prácticas que pueden ser objeto de sanciones en la gestión de los residuos de obras es una irregularidad que se añade al desorden existente en una actividad en la que conviven empresas operadoras que ofertan soluciones y precios muy dispares. El Gobierno Vasco es consciente de esta situación y ha pretendido, con las sanciones impuestas, aplicar una medida disuasoria con vocación ejemplarizante. No obstante, la persecución de actuaciones inadecuadas en este ámbito, debería también estar acompañada de la implementación de un plan integral destinado a identificar con precisión las diferentes actividades que se desarrollan alrededor de la gestión de residuos de obras, un seguimiento exhaustivo de las obligaciones legales que es preciso cumplir, y un control metódico del tratamiento que se realiza de los escombros antes de su tratamiento y valorización. La inadecuada utilización de los residuos de construcción y demolición no se traduce sólo en un vertido incontrolado en montes o terrenos particulares, sino que alcanza a la materialización de rellenos con cantidades no permitidas o por no trasladar estos residuos a a gestores autorizados. El sector mueve alrededor de 1,2 millones de toneladas anuales y representa cerca de un 22% del total de residuos que se manejan en Euskadi. Cifras que acreditan la necesidad de actuar desde la Administración pública con la convicción de que el tratamiento de los escombros de obras debe procurar su valorización con el fin de que ese residuo pueda ser reutilizado como árido de construcción.

Fotos

Vídeos