«La tribu amordaza»

ALBERTO AGIRREZABALSecretario de la Fundación Mario Onaindía

Como todos los años, hoy 11 de mayo recordamos y homenajeamos en el Zazpi de Zarautz a José Luis López de Lacalle, un virtuoso ciudadano ejemplar, tolerante y abierto. Un demócrata, un hombre de izquierdas, un luchador incansable por la conquista de la libertad durante la dictadura franquista, y defensor de la libertad y de la democracia durante la dictadura terrorista de ETA. Por eso, por ser así, ETA lo asesinó el 7 de mayo de 2000. Sus amigos de la Fundación Mario Onaindía nunca podremos olvidar aquel mazazo y mantendremos viva su memoria. En este aniversario quisiera volver a recordar algunas de las reflexiones que escribió José Luis en julio de 1998, dos años antes de su asesinato. Una mirada incisiva y elocuente contra los nacionalismos excluyentes que guarda toda su vigencia a día de hoy y que recordamos. Decía así uno de sus últimos artículos:

«Últimamente, con demasiada frecuencia, más de palabra que por escrito, y siempre sólo en términos de admonición política, estoy siendo acusado de nacionalista español... Desde muy joven, en los años en que era realmente difícil hacerlo, participé en la política. Siempre en el País Vasco. Solamente he estado afiliado a un partido, al PC, en el que ocupé cargos de responsabilidad. Lo abandoné hace ya bastantes años. En los inicios de mi militancia, al principio de la década de los sesenta, éramos muy pocos, poquísimos, los que combatíamos a la dictadura. Sin ser hostil, el entorno no nos era favorable. En mi Tolosa natal el franquismo contaba con un importante apoyo. Niño de la posguerra, sobre mi primera juventud habían recaído todos los influjos de la guerra perdida, tanto por la tradición familiar republicana y de izquierdas como por mi relación de siempre con núcleos nacionalistas». López de Lacalle explicaba así sus inicios.

Y recordaba en el artículo que al salir de la cárcel después de más de cinco años, siguió actuando en la clandestinidad. Para entonces se había desarrollado ETA e incrementado su activismo, «cosa que en toda coyuntura y ocasión condené», precisaba. Y apuntaba que colaboró, incluso económicamente, en proyectos de cultura vasca. «Me emocioné el día que conocí el Metro de Bilbao. Me duele la Euskadi negra. Me siento más vasco fuera del país... ¿Todo esto me convierte en un nacionalista vasco? No. Me limito a querer ser un buen ciudadano, quizás a ser un buen patriota constitucional o estatutario». López de Lacalle lo tenía meriadanamente claro.

José Luis se preguntaba si acaso «no odiar a España» hacia de él «un nacionalista español». Y respondía que se identificaba con una España reconciliada, democrática, civilizada, plural, habitable, abierta a la modernidad y al mundo. «No me importa lo más mínimo que su integración en la UE signifique una pérdida de soberanía a chorros. Tampoco está mal ser compatriota de don Antonio Machado. Lo digo como símbolo cultural. Los vascos de este lado del Bidasoa somos nosotros y toda la historia española, la buena y la mala que nos ha configurado en siglos de convivencia. A los del otro lado, la francesa. Así es. Asumirlo no implica rendir culto a la historia, el caer en retóricas patrioteras, en no repudiar a la España negra tanto como a la Euskadi negra», destacaba.

López de Lacalle cuestionaba de raíz «el nacionalismo tribal, una concepción que condujo a Europa a la catástrofe y que aún asola a una parte de ella». En su opinión, el nacionalismo coloca la nación por encima de las personas y se propone imponer la homogeneización identitaria de la sociedad. Y escribía rotundo y contundente: «La tribu amordaza y la universalización libera. Por las mismas razones que no soy nacionalista vasco no soy nacionalista español», concluía. López de Lacalle nos alertaba con esta frase de los peligros de los esencialismos nacionalistas. Un magistral análisis que podría servir para describir los riesgos que nos acechan a día de hoy. Un discurso que sintetiza un legado más vivo que nunca y que hoy reivindicamos con honda emoción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos