La trama rusa

El hijo mayor del presidente de Estados Unidos, Donald Trump junior, esperaba obtener información dañina sobre la excandidata presidencial del Partido Demócrata, Hillary Clinton, en una reunión que mantuvo en junio del año pasado con una abogada rusa que tenía conexiones con el Kremlin. La reunión se celebró en la Trump Tower de Nueva York poco después de la nominación del patriarca que hoy está al frente de Estados Unidos como candidato del Partido Republicano a la Casa Blanca. Con independencia de la utilidad del citado encuentro, su misma celebración pone de manifiesto que el aspirante presidencial estaba dispuesto a aceptar la ayuda de Moscú en su campaña electoral. Las eventuales interferencias de Rusia en las últimas presidenciales estadounidenses, investigadas por el FBI y el Congreso, distan de ser el asunto frívolo, despreocupado o menor que da a entender el comportamiento del clan Trump. Las sospechas interpelan no solo al presidente, sino al conjunto del sistema político de EE UU dado que cuestionan la limpieza democrática del proceso de elección y la legitimidad misma del resultado que permitió al magnate imponerse a Hillary Clinton.

Fotos

Vídeos