Recuperación fiscal

El balance de la última campaña de la Renta en Gipuzkoa se ha sumado a los distintos indicadores que apuntan a un paulatino afianzamiento de la recuperación. El hecho de que los ingresos en 2016 hayan superado en 39 millones a los contabilizados justo una década antes, cuando aún ni se presagiaba la profundidad de la crisis que estaba por venir, certifica que la actividad empresarial y el empleo van recobrando el aliento después de un ciclo recesivo que ha mutado el paisaje general. Baste recordar que en 2008, cuando se hundió Lehman Brothers simbolizando el fin de la época de la abundancia descontrolada, esos mismos ingresos fiscales apenas llegaron a los 117 millones; y cabe subrayar también, sobre la singularidad de este periodo postcrisis, que la pujanza del crecimiento y de la actividad no se traduce aún en un empleo de fortaleza comparable. Hacen bien, por tanto, las instituciones en mantener una cautela expectante, que en este terreno debe ir acompañada de un compromiso férreo en la lucha contra el fraude. Y que reclama resultados tangibles del acuerdo inédito suscrito hace un mes por la Diputación con actores económicos y sociales del territorio para refrenar la elusión fiscal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos