Pilar social europeo: así sí

El Pilar Social establece la definición básica de la sociedad que queremos para la Unión Europea

Pilar social europeo: así sí
BEATRIZ ARTOLAZABALConsejera de Empleo y Políticas Sociales

Esta semana, en Luxemburgo, los responsables de Empleo y Asuntos Sociales de la Unión Europea apoyaban unánimemente al Pilar Europeo de los Derechos Sociales en una declaración de compromiso político en materia social y laboral que será proclamada en la Cumbre Social Europea de mañana, 17 de noviembre en Gotemburgo, Suecia.

El Pilar Social establece la definición básica de la sociedad que queremos para la Unión Europea: cómo vamos a vivir, a cuidar de nuestras personas mayores, cuáles van a ser las pautas de acceso a unos empleos de calidad, o cómo serán nuestras bases de solidaridad para con quienes más dificultades padecen.

El ministro estonio de Salud y Empleo, Jevgeni Ossinovski, destacaba que «nuestros sistemas sociales necesitan cambiar para seguir siendo robustos». Por mi parte añado que precisamos unos sistemas sociales perfectamente enlazados y con una previsora voluntad de avance en la cual la persona y su entorno constituyan el eje central de nuestras políticas.

El Consejo de la UE, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo proclamarán esta declaración durante la próxima Cumbre Social organizada por Suecia y Bruselas para analizar el crecimiento social y el empleo. Desde Euskadi hemos realizado una contribución desde la experiencia de una gestión próxima, directa y conocedora de situaciones y escenarios cotidianos en nuestra propia sociedad.

El Pilar Social contiene un compromiso político y ofrece pautas de actuación para los miembros e instituciones de la Unión Europea, reforzando la idea social comunitaria y concediendo una mayor presencia a la ciudadanía. Se trata de 20 principios y derechos que hacen referencia a la igualdad de oportunidades y acceso al mercado laboral; a los nuevos escenarios laborales dinámicos y con justas condiciones y a una protección social e inclusión.

Empleo y bienestar se convierten en eje de las políticas en esa adaptación de los actuales modelos sociales del empleo, mujer, vivienda, mayores y juventud, educación o servicios sociales, entre otros, a un nuevo diseño social que pretendemos para la Europa de este nuevo siglo.

Desde que el presidente Jean-Claude Juncker propuso el pasado año la iniciativa, Euskadi ha participado activamente en su desarrollo. El pasado mes de febrero, desde el Gobierno vasco, trasladábamos a la Comisión Europea nuestra reflexión sobre los cambios sociales más relevantes producidos en las últimas décadas.

Así, hemos constatado en toda Europa un crecimiento de la denominada pobreza infantil y de las dificultades económicas de las familias con hijas e hijos; se ha producido un peso creciente de la herencia familiar y reproducción de la desigualdad; existen dificultades para la emancipación juvenil y para la realización de proyectos de vida autónoma y persisten desigualdades de género y de dificultades para la conciliación de la vida familiar y laboral.

En este escenario hemos trasladado a Bruselas propuestas para que el nuevo Pilar Social de la Unión tenga en cuenta que la adaptación de las políticas de familia e infancia se encuadren en el paradigma de la inversión social, con la erradicación de los obstáculos que impiden que las personas tengan el número de hijas e hijos que desean; así como una mayor atención a la prevención de la pobreza infantil y la reproducción de la desigualdad.

También aportamos experiencias y una apuesta clara por la innovación y la generación de conocimiento para identificar las claves del envejecimiento activo, protección social, situaciones de discapacidad y dependencia, garantía juvenil y otras políticas que requieren una visión multidimensional. Las políticas de protección han de dirigirse a la creación de sistemas sociales resilientes. En preciso invertir en capital humano.

El Gobierno vasco considera que el Pilar Europeo de Derechos Sociales ha de incorporar a todas las administraciones, especialmente las más cercanas a la ciudadanía, a la activa función de prevención, promoción y atención que se presta ahora y, en un futuro inmediato, a las distintas áreas sociales que conforman la base de la nueva Unión Europea.

Los países y estados que más trabajamos para el avance social, económico y sostenible de nuestras comunidades y de la Unión -son los casos, entre otros, de Euskadi, Baviera, Flandes, Lombardía, Catalunya, Gales, Escocia o, incluso, el pequeño Luxemburgo de nuestro presidente Juncker- tenemos mucho que aportar a esa construcción de la Europa del siglo XXI basada en las personas y pivotada en su gran Pilar Social.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos