Pensiones solidarias

El FMI acaba de avalar, en su informe periódico sobre la economía española, que las pensiones puedan revalorizarse el 0,25% previsto para los próximos cinco años, pero descartando elevar ese porcentaje para no poner aún más en riesgo la sostenibilidad del sistema y distribuir el peso de un modelo hoy fuertemente deficitario -18.000 millones de euros solo este año- entre las generaciones de jubilados presentes y futuras. Una vez más, la descripción del Fondo se ajusta a la radiografía de la situación económica en el país, aunque no tanto a la hora de arrojar luz sobre cómo podrá reequilibrarse el modelo si la recuperación no trae consigo un restablecimiento equiparable de las afiliaciones a la Seguridad Social y de las cotizaciones de los trabajadores concernidos; o cómo resultaría más efectiva la combinación de las prestaciones públicas con la adopción de planes privados de pensiones, concebidos como algo más que una herramienta para el ahorro y la desgravación fiscal.

En todo caso, lo que resulta incuestionable es la necesidad de que el Pacto de Toledo afronte la cuestiones sin dilaciones que ya no podemos permitirnos. Y de que se exploren consensos amplios para una reforma ineludible si se pretende hacer sostenible un patrón que ha amparado en su retiro a millones de ciudadanos durante décadas.

Fotos

Vídeos