La nueva esclavitud

El desmantelamiento ayer en San Sebastián de una trama que captaba en Brasil a personas en situación de aguda vulnerabilidad para traerlas aquí y prostituirlas las 24 horas del día ha vuelto a dejar al descubierto, esta vez junto a nosotros, la existencia de una criminalidad organizada que ha hecho de la trata de seres humanos con fines sexuales un nuevo modo de esclavitud en pleno siglo XXI. Cuesta imaginar el abismo de depravación y negocio sin escrúpulos en el que permanecían aisladas las 14 mujeres y transexuales encerradas en un piso de la capital donostiarra en condiciones inasumibles, según ha destapado la operación de la Policía Nacional saldada con seis detenidos. Víctimas que no ejercían la prostitución fruto de ninguna decisión libre y que no encontraron en sus clientes un rastro de conciencia para denunciar el castigo infernal al que estaban siendo sometidas. El Día Mundial contra la Trata hizo ayer visible lo que constituye una tragedia humanitaria, que cercena vidas en todo el mundo con las niñas y los niños en el epicentro de un inicuo mercadeo.

Fotos

Vídeos