El músculo militar ruso

DV

La visión que el presidente Putin tiene de la presencia y la acción internacional de Rusia incluye una recuperación explícita de la condición de gran potencia militar que tuvo la URSS. El adjetivo soviético ha desaparecido prácticamente del lenguaje oficial ruso, pero la Rusia de Putin ha recobrado el impulso bélico-industrial. Las maniobras en curso desde ayer con efectivos importantes de la vecina Bielorrusa han movilizado, según estimaciones occidentales, mucho más material y efectivos que los oficialmente declarados y envían una señal claramente política a los vecinos europeos pro-occidentales de la región, empezando por Polonia y Ucrania. La OTAN, aunque formalmente invitada a la fase inicial del ejercicio, sabe de sobra que las maniobras son mucho más relevantes que el ejercicio defensivo propuesto. La Rusia de Putin exhibe su músculo militar -sostenido por una gran industria bélica- que ha impresionado con su exitosa intervención en Siria, donde ya ha salvado al indeseable régimen de los Assad y es un interlocutor insoslayable en el tablero político regional. El Kremlin envía así una nueva y fuerte señal de que el sistema post-soviético sigue siendo una gran potencia.

Fotos

Vídeos