'Mugak', una cita ciudadana con la arquitectura

PABLO GARCÍA ASTRAINDIRECTOR DE URBANISMO Y ARQUITECTURA DEL GOBIERNO VASCO

La arquitectura sigue siendo a ojos de mucha gente un arte menor o de incierta clasificación. Durante demasiado tiempo ha sido considerada una disciplina excesivamente técnica como para formar parte de la oferta cultural y, en paralelo, demasiado artística como para considerarse una industria, por muy ligada al sector de la construcción que haya podido estar. Y como es cierto que lo está, las graves repercusiones que ha tenido la crisis económica en este sector ha obligado a las y los profesionales de la arquitectura a redefinir su profesión y su papel en la sociedad.

En los últimos años la profesión se ha visto obligada a salir de su zona de confort para abordar temáticas nuevas o recuperar aquellas que había dejado olvidadas como consecuencia de una fiebre constructora que todo lo devoraba. Hoy día los arquitectos post-crisis se esfuerzan en sus proyectos en hacer más con menos, en sacudirse la obsesión por el golpe de efecto estético y poner más atención en aspectos que van desde la eficiencia energética de los edificios a la participación ciudadana, pasando por la a menudo olvidada accesibilidad.

La rehabilitación de lo ya construido es, en este contexto, uno de los nuevos paradigmas. Desde la regeneración urbana, concebida de forma transversal e integral, hasta la conservación del patrimonio histórico, la arquitectura interviene cada vez más en el espacio que ya habitamos. Este es el contexto en el que celebra en San Sebastián, del 7 de octubre al 31 de enero próximo, la I Bienal Internacional de Arquitectura de Euskadi 'Mugak' impulsada por el Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, y que el consejero Iñaki Arriola presentó el 7 de julio pasado.

Entendemos que la arquitectura, pieza clave en la definición de la calidad de vida de la ciudadanía, debe ser un elemento de disfrute cultural, por un lado, y de debate ciudadano, por otro. Con 'Mugak' queremos explorar los límites y fronteras de la arquitectura y sus conexiones con otras disciplinas humanistas con el objetivo último de acercarla a la ciudadanía, haciéndola más accesible y más comprendida.

Pretendemos con los actos programados para la Bienal mejorar la calidad del debate en el seno de la opinión pública sobre esta disciplina, porque estamos convencidos de que una ciudadanía más y mejor informada también en esta materia puede ser más exigente y contribuir a la mejora global de nuestro entorno habitado.

En los distintos foros y grupos de trabajo, así como en las reuniones con los distintos interlocutores procedentes del mundo académico, profesional o asociativo con los que hemos estado y trabajado en la primera fase preparatoria de la bienal, no me he cansado de repetir que la Arquitectura debe recuperar su lugar en el debate ciudadano, en la conversación de la opinión pública. Necesitamos que su función vuelva al debate social, en el que sus profesionales tienen que hacerse oír y escuchar también a políticos, filósofos, artistas, y al conjunto de la ciudadanía, formando parte del debate público, con pleno derecho y legitimidad, ya que su contribución al conjunto de la sociedad es crucial.

'Mugak' aspira a ser un foro ciudadano en torno a la arquitectura en el que podamos disfrutar de lo mejor de ella, pero también plantear debates y preguntas sobre su futuro y su realidad cotidiana, y cómo esta afecta a la sociedad. No olvidemos que somos de alguna manera lo que habitamos.

El entorno arquitectónico condiciona decisivamente nuestra vida, y por eso la arquitectura empieza a ser percibida de forma cada vez más generalizada como un derecho al que no se puede ni se debe renunciar.

Fotos

Vídeos