Juan José Lapitz, agur!

Además del conocimiento gastronómico teórico ha sido un ferviente divulgador de su vertiente práctica

JUAN MANUEL GARMENDIAPRESIDENTE DE FECOGA Y MIEMBRO DE LA ACADEMIA VASCA DE GASTRONOMÍA

Al recibir la triste noticia del fallecimiento de Juan José Lapitz, sensaciones e ideas muy diversas recorren mi mente. El sentimiento de una gran pérdida, ya que se nos acaba de ir uno de los pilares de la gastronomía vasca, que ha sabido permanecer muy activo hasta los últimos días de su existencia, plena de experiencias y constructivas intervenciones. De ahí que el sentimiento sea de orgullo por quien ha sabido pasar por esta vida trabajando por nuestra gastronomía sin descanso y de una forma enriquecedoramente práctica.

Al acceder en marzo de 1992 a la Junta Directiva de la Cofradía Vasca de Gastronomía tuve la suerte de conocer personalmente a Juanjo. Todo un referente de nuestra gastronomía del que había oído hablar mucho. Pronto pude comprobar que todas sus intervenciones en nuestras reuniones suponían siempre aportaciones muy positivas y prácticas. Fue el director del Boletín de la Cofradía Vasca de Gastronomía, publicación que gracias a sus gestiones se ha publicado durante muchos años, anualmente tres números, contando con un plantel de colaboradores muy implicados. Uno de los cuales era su añorado amigo Javier de Aramburu, con quien había iniciado su andadura gastronómica editando un periódico local en Hondarribia. Impulsor y miembro del comité de redacción del Diccionario Gastronómico publicado por la Cofradía Vasca de Gastronomía con motivo de sus bodas de plata.

Fundador y primer presidente de FECOGA (Federación de Cofradías Gastronómicas), federación que aglutina cofradías de ambos lados del Bidasoa, trabajó intensamente en el desarrollo de la misma y en la publicación de una colección de libros basados en los productos promovidos por estas cofradías, como son los dedicados a la alubia de Tolosa, las angulas, el foie, los percebes.... Es cofrade de honor de muchas de ellas. FECOGA se fundó para potenciar la relación transfronteriza y el intercambio cultural entre ambos lados del Bidasoa. Se responsabilizó de la presidencia de FECOGA sus 10 primeros años de existencia. Años de crecimiento, desarrollo y consolidación. Los cofrades de FECOGA estaremos eternamente agradecidos por su incansable y comprometida labor.

Además del conocimiento gastronómico teórico ha sido un ferviente divulgador de su vertiente práctica, reflejado en las numerosas guías gastronómicas con las que ha colaborado. Desde la Guía Maiak, publicada junto con Iñaki Arrien, incluyendo establecimientos de Euskadi y zonas limítrofes. Las guías 'Goumertour' y 'Campsa-Repsol' han ocupado muchas de sus horas, siendo también el creador de la 'Guía Gastronómica y cultural del País Vasco' y del Mapa 'Gastronómico del País Vasco', ambas editadas por la Academia Vasca de Gastronomía, de la que también es miembro fundador.

Se autodefine como discípulo de José María Busca Isusi, participando muy activamente en 2016 en la organización de las celebraciones del centenario del nacimiento de este último. Para nuestro amigo, el pasado 4 de septiembre fue un día muy especial, ya que además de homenajer a su 'maestro' con un acto en el que participaron numerosas cofradías de FECOGA, la Academia Vasca de Gastronomía y numerosos vecinos de Zumarraga, pudo ensalzar la figura de su viuda, Carmen Aguirre, recientemente fallecida y pudo presentar su último libro 'Cinco docenas de pasteles', publicación que contó con el importante apoyo de DV..

Al colaborar estrechamente en la labor de campo para la redacción del su libro 'Cinco docenas de pasteles', pude comprobar que todo su trabajo en este libro estaba orientado en promocionar nuestra repostería artesanal, las costumbres de los distintos pueblos, las joyas de nuestra gastronomía, cuidando al extremo la precisión y veracidad de la información, pero siempre pensando en que se presentara de una forma atractiva para los lectores. Estoy convencido de que éstas habrán sido la metodología y la motivación de todos los libros que ha publicado. Simplemente, sobresaliente.

Su vocación divulgativa le llevan a publicar la casi cuarentena de libros de temática gastronómica muy diversa. Destacaría por su repercusión el libro '2000 refranes para comer', distinguido con el Premio de la Academia Internacional de Gastronomía. Para Juan José Lapitz, los refranes recogen en pocas palabras el conocimiento y tradiciones de cada cultura. En esta ocasión también su labor fue extremadamente concienzuda.

Esta visión práctica de la gastronomía le ha llevado a mantener durante décadas una huerta vergel de unos mil metros cuadrados. Situada junto a su casa, en plena muralla de Hondarribia, le ha permitido seguir en primera persona el calendario natural de los frutos más habituales de nuestra huerta y a sus amigos disfrutar de sabrosos productos producidos en ella, con todo el cariño del aficionado, como son espárragos, tomates, alcachofas, berzas, manzanas varias, ciruelas, higos, limones, pomelos, naranjas, acelgas, kiwis, kumquats.... Como periodista, ha colaborado regularmente con La Voz de España; en Deia desde 1976 y posteriormente, desde 1993 y hasta la actualidad, en El Diario Vasco. Fruto de esta labor divulgativa, la Diputación Foral de Gipuzkoa junto a la Cofradía Vasca de Gastronomía, le conceden el Premio Busca Isusi.

Su colaboración semanal con El Diario Vasco, en su sección 'Saber y sabor' supera con creces las mil participaciones. Como bien me explicó, siempre trató de compaginar artículos que por su contenido puedieran calificarse como atemporales, otros reflejaran productos o costumbres de temporada, siempre estaba abierto a la innovación en la gastronomía, aunque su fuerte fue siempre la transmisión y la defensa de nuestras tradiciones culinarias. En nuestros diversos desplazamientos provocados por nuestras citas gastronómicas, frecuentemente fui testigo de como siempre mantenía encendido su 'disparador”, con el objeto de conseguir artículos de interés para sus queridos lectores de DV. Lectores por los que siempre me transmitió un cariño muy especial. La Academia Vasca de Gastronomía le otorgó este pasado 2016 el Premio José María Busca Isusi, reconociendo la labor en pos de la buena gastronomía desarrollada en la Cofradía Vasca de Gastronomía, en FECOGA, en la Academia Vasca de Gastronomía, a título personal,.... Su sinceridad, independencia y compromiso le han hecho valedor de una reputación de autenticidad insuperable.

Personalmente pienso que Juan José Lapitz ha sido uno de los buenos 'regalos' que la vida te hace. Muchas gracias Juanjo por tu forma de ser y de actuar, así como por todo lo que nos ha dejado.

Fotos

Vídeos