Gipuzkoa ante el desafío del cambio climático

Gipuzkoa ante el desafío del cambio climático
FOTOLIA
JOSÉ IGNACIO ASENSIOSan Sebastián Diputado de Medio Ambiente y Obras Hidráulicas

En una jornada celebrada por la Fundación Mario Onaindia, para debatir sobre el cambio climático, uno de sus ponentes, Antxon Olabe, puso el dedo en la llaga al señalar que no estamos ante un problema de orden ambiental sino ante una amenaza existencial para la especie humana y para la vida en la tierra tal y como la concebimos. La causa es el calentamiento global y el aumento de temperaturas que, si supera los 2º C de media, provocará cambios en nuestro ecosistema que pueden escapar a nuestro control. Es lo que está sucediendo ahora con la fusión acelerada del hielo de los polos; con el aumento de la temperatura en los océanos y en la atmósfera, y con fenómenos climáticos extremos que cada vez nos afectan más. Mientras tanto, las emisiones de CO2 suben un 2% respecto a 2016 y sigue creciendo el consumo del petróleo y el carbón. El problema está ahí, la comunidad científica nos está advirtiendo de ello de manera insistente y es hora de actuar porque el tiempo se acaba.

Gipuzkoa es un territorio con una alta exposición a los riesgos derivados del cambio climático y del calentamiento global. Las previsiones en el escenario actual señalan una elevación del nivel del mar de entre 29 y 49 cm, un aumento de las temperaturas medias en torno a 1,5º que puede llegar a picos de 5º en algunos casos y un fuerte aumento de los fenómenos meteorológicos extremos, con un mayor riesgo de inundaciones. Todo ello puede provocar cambios significativos en nuestro ecosistema; sólo el aumento del nivel del mar citado podría suponer la desaparición de un tercio de nuestras playas y las consiguientes afecciones en nuestro litoral. En consecuencia, necesitamos poner el problema en el centro de nuestras prioridades, contar con una estrategia y una política climática para desarrollar un plan de actuación que contribuya, a nuestra escala y nivel, a frenar el calentamiento global. Con esta finalidad, el Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa ha puesto en marcha, por primera vez en nuestro territorio, un programa de acción en materia de cambio climático cuyo primer resultado es Gipuzkoa Klima 2050, la primera estrategia guipuzcoana en esta materia.

Gipuzkoa Klima 2050 trata de dar respuesta al desafío con una estrategia que asume los objetivos de la Cumbre de París, de la Unión Europea y de la Estrategia Vasca de Cambio Climático, a saber: reducir en un 40% la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), aumentar el uso de las energías renovables hasta el 27% del total e incrementar la eficiencia energética otro 27%; todo ello, antes del año 2030. El corazón de esta estrategia es la creación del Instituto de Cambio Climático, centro cuya finalidad será impulsar las políticas climáticas con un carácter transversal en todos los departamentos de la Diputación Foral de Gipuzkoa y promover la participación de empresas con vistas a alcanzar una gobernanza climática.

El Instituto de Cambio Climático verá la luz el próximo año 2018 y contará con tres áreas de actuación. Un observatorio, para conocer con datos fehacientes cómo afecta el cambio climático a nuestro territorio y poder adoptar soluciones y políticas para adaptarnos a esta problemática. Un área de Economía Circular, para desarrollar un tejido económico y empresarial centrado en el aprovechamiento de los recursos y el reciclaje, con vistas a consolidar en Gipuzkoa un potente sector de economía verde que aporte riqueza y empleo. Y un área de Transición Energética que diseñe la estrategia a seguir en los próximos años para que, antes del 2030, Gipuzkoa cubra el 30% de su consumo energético sea de origen renovable y de fuentes propias.

Son objetivos ambiciosos pero posibles. En la actualidad es perfectamente posible trazar programas y planes para, por ejemplo, minimizar el consumo de energías fósiles, responsables del 70% de las emisiones, avanzar de manera decidida en la implantación de energías renovables y ganar eficiencia energética, como están haciendo los países europeos más avanzados. Una buena muestra de ello es el proyecto desarrollado en la sede del Archivo de Gipuzkoa en Tolosa, donde el proyecto de mejora de la eficiencia va a permitir mejorar la climatización para la conservación de los documentos, ahorrando un 60% de los consumos energéticos. En esta misma línea, es necesario impulsar iniciativas que ofrecen soluciones a nuestros problemas ambientales y demuestren su capacidad de crear riqueza, apoyando su acceso a la financiación y ayudas previstas, por ejemplo, en el paquete de Economía Circular aprobado por la Comisión Europea en diciembre de 2015 con una dotación de más de 6.000 millones de euros.

Gipuzkoa debe enfrentar el desafío del clima como una necesidad y como una oportunidad. Es necesario caminar hacia una gobernanza climática, en la que este factor esté presente en todas las decisiones de gobierno y desarrollar una labor coordinada y consensuada para transformar nuestro modelo de desarrollo económico. Nuestro futuro pasa por dar respuesta a estas nuevas necesidades, aprovechar las oportunidades y respetar el medio ambiente, en una apuesta por la sostenibilidad. Ha llegado el momento de comprender que toda actividad humana presente y futura será sostenible o no será. No podemos perder de vista que está en juego nuestra existencia y la de la humanidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos