Empieza la revolución vía irun

JOSÉ ANTONIO SANTANO, ALCALDE DE IRUN

El tren escribió hace más de 150 años un nuevo futuro para Irun. Y la historia se repite. El espacio ferroviario vuelve a ser una oportunidad revolucionaria para la ciudad. Desde que en 2011 el Ministerio de Fomento, el Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de Irun firmáramos el Protocolo para el Desarrollo del Espacio Ferroviario, llevábamos años hablando, y soñando, con que nuestra ciudad pudiera recuperar esos miles de metros cuadrados que en el centro urbano de Irun suponen una brecha urbana que nos divide en dos. Más de 38 hectáreas con solo dos puentes para atravesarlos.

Después de estos años de impasse parece que ha llegado el momento de Irun. Nuestro proyecto de recuperación de los suelos ocupados, a día de hoy, en una parte importante, por pabellones en desuso y vías muertas, ha empezado a andar. Rebautizado como ViaIrun, aunando en solo dos palabras la ilusión, el camino, el trayecto, y el destino que todo este complicado proceso tiene, empezamos a ver certezas.

Además de las palabras que siempre son importantes, son los hechos los que nos demuestran que, por fin, este es el momento. Nuestro momento. El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, anunciaba esta misma semana que Adif ha aprobado la desafectación de 34.000 m2 en los terrenos cercanos a la estación de Irun. Un paso imprescindible para arrancar, en el largo camino que plasmaremos en un convenio que también se anunciaba esta semana y que viene a desarrollar aquella primera firma.

Más certezas. Ya sabemos que en Irun tendremos una nueva estación internacional. Una estación a la altura de la estratégica posición de nuestra ciudad, en el nudo de comunicaciones ferroviarias internacionales. Una estación que en parte se construirá con los ingresos derivados de los aprovechamientos de la zona. Tenemos lo más difícil, la unanimidad de todas las administraciones implicadas e incluso parte de la financiación.

Un consenso que también existe en la ciudad. Todos tenemos las ganas de empujar en una misma dirección para conseguir un proyecto estratégico para Euskadi, para Gipuzkoa y vital para Irun.

Una nueva ilusión para crear más ciudad, lugares de vida, trabajo y ocio. Porque en esos miles de metros cuadrados queremos conseguir un espacio urbano y moderno. Sostenible y dinámico. Con una localización estratégica, en el centro de un corredor urbano y transfronterizo de más de 500.000 habitantes y perfectamente conectado a los dos lados de la frontera, ese espacio se convertirá, también, en un punto perfecto para el desarrollo de espacios de conocimiento e investigación.

Llegará el momento de bajar a la arena, de buscar proyectos estratégicos. Gipuzkoa está dibujando su agenda estratégica hasta 2025 y sé que algunas de las líneas transversales de esos proyectos podrían encontrar en Irun un espacio perfecto para desarrollarse. Actuaciones vinculadas a la sostenibilidad, la movilidad, la innovación, la empresa y la formación. Estoy seguro de que cada uno desde su institución será consciente de las posibilidades que brinda esta nueva ciudad en la ciudad.

Llegará, también, el momento de dibujar vías, de reinterpretar necesidades, de salvar servidumbres y unificar diferentes medios de transporte en esa gran estación. Sé también, que estaremos de acuerdo en la mejor opción.

Todo tendrá su momento, porque ViaIrun es ya imparable. El camino es largo, llevamos años impulsándolo, porque sabíamos que era una gran oportunidad para Irun, y sabíamos que tenía que ser desde la propia ciudad desde donde se empujara. Como decía Benjamin Franklin, «el trabajo, la diligencia la persistencia, son las madres de la buena suerte».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos