Concierto: responsabilidad y riesgo unilateral

Quienes aducen que hay un trato de favor hacia Euskadi lo hacen desde el desconocimiento, la falta de rigor o la mala fe. Euskadi aporta por encima de lo que le corresponde por población y PIB

PEDRO MARÍA AZPIAZU URIARTEConsejero de Hacienda y Economía del Gobierno Vasco

Hoy es un día señalado para Euskadi. La aprobación de la Ley Quinquenal del Cupo y la Ley del Concierto Económico en las Cortes Generales normaliza las relaciones económicas entre Euskadi y el Estado para los próximos cinco años. Este acuerdo permite a las instituciones conocer las reglas de juego, sin ambages y sin dar lugar a interpretaciones controvertidas. Cumplimos con nuestra responsabilidad de alcanzar acuerdos que repercutan favorablemente en nuestra sociedad. Estabilidad y certidumbre son dos elementos esenciales para el desarrollo económico y social de cualquier país.

Desde esta responsabilidad considero necesario aportar un poco de serenidad frente a ciertas líneas discursivas y argumentales que han reaparecido estos últimos días. La sociedad vasca ha demostrado saber estar a la altura de las circunstancias en situaciones difíciles. Hemos sabido dialogar, trabajar en equipo y pactar. Garantizando siempre la seguridad jurídica y sin olvidar nunca nuestra esencia, nuestras raíces, nuestros derechos históricos.

El Concierto Económico es un sistema de financiación vigente ininterrumpidamente desde 1878, con la excepción del periodo 1937-1981 para el caso de Bizkaia y Gipuzkoa, consideradas provincias ‘traidoras’ durante la dictadura. En la actualidad, se encuentra avalado por la Constitución Española de 1978, que garantiza los derechos históricos de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, así como por el Estatuto de Gernika. El Concierto Económico Vasco cuenta además, desde el año 2008, con el aval expreso de la Unión Europea. El Concierto es un sistema de financiación singular, diferenciado y reconocido, que constituye la clave de bóveda de nuestro autogobierno.

El fundamento de nuestro sistema se asienta en un criterio de capacidad económica, frente al sistema de las autonomías integradas en el régimen común basado en un criterio de necesidad. Es decir, Euskadi aporta a los gastos comunes del Estado en base a su riqueza relativa y las comunidades autónomas, por el contrario, reciben financiación del Estado para sufragar las competencias que les han sido transferidas. La diferencia es que el Concierto Económico implica responsabilidad y riesgo unilateral. Euskadi debe contribuir a los gastos comunes con independencia de su situación financiera, ya que la cantidad a aportar, el Cupo, se calcula con variables que dependen exclusivamente del Presupuesto General del Estado.

La Comisión Mixta del Concierto Económico aprobó, el 17 de mayo de 2017, las liquidaciones relativas a los cupos definitivos 2007-2015 y provisional de 2016. Con este acuerdo, han quedado atrás 10 años de discrepancias con el Estado, con una cifra final pactada de 1.248 millones de euros. Se acordaban cerrar, además, discrepancias relativas a las liquidaciones de políticas activas de empleo de los ejercicios 2011-2016, por un total neto de 152 millones. Estos importes se compensarán en el próximo quinquenio, por lo que la desavenencia del período 2007 a 2017, se liquidará en el período 2017 a 2021.

Por su parte, la Comisión Mixta del Concierto Económico de 19 de julio, acordó la metodología de la nueva Ley Quinquenal de Cupo para el quinquenio 2017-2021, manteniéndose el índice de imputación en el 6,24%. Este dato es muy relevante, supone que la aportación de Euskadi es superior a nuestro porcentaje de población del 4,8% y a nuestro PIB estimado en el 6,1%. Euskadi es una comunidad solidaria, que aporta por encima de la población y la riqueza relativa.

El nuevo acuerdo fija el Cupo base para el quinquenio 2017-2021 en 1.300 millones de euros. Esta cuantía se ha determinado tomando como referencia las partidas presupuestarias de la Ley de Presupuestos del Estado para el ejercicio 2017. Es el dato resultante de la estricta aplicación de la normativa de la Ley de Cupo, conforme a la legalidad aplicable, a las cifras del presupuesto y desde el conocimiento y acuerdo de los expertos técnicos de las instituciones vascas y estatal. El acuerdo mantiene, como siempre, la contribución solidaria de Euskadi a financiar el Fondo de Compensación Interterritorial, esto es, el instrumento previsto en la Constitución española a reducir las diferencias entre las distintas comunidades autónomas. Quienes aducen que existe un trato de favor hacia Euskadi lo hacen desde el desconocimiento, la falta de rigor o la deliberada mala fe. Euskadi ha sido y sigue siendo una comunidad solidaria que aporta por encima de lo que le correspondería por población o riqueza, y que contribuye al Fondo de Compensación Interterritorial.

Euskadi va a mantener este espíritu de responsabilidad, riesgo unilateral y solidaridad. Vamos a seguir trabajando para mejorar el sistema. Así, el mismo día 19 de julio se acordó la modificación de 20 artículos del Concierto Económico y se añadieron cuatro nuevos, con el objetivo de actualizar y mejorar su contenido. Se han incorporado determinados cambios que se habían producido en la normativa tributaria estatal y que estaban pendientes de incorporación al texto del Concierto. Asimismo, se han introducido mejoras en la gestión tributaria y en la coordinación entre las respectivas administraciones. La aprobación en el Congreso de estas dos leyes supone normalizar las relaciones en materia económica con el Gobierno del Estado y, en definitiva, afianzar la estabilidad y la certidumbre económica para Euskadi. Hoy es un día importante para el autogobierno vasco.

Temas

Cupo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos