Contra la arbitrariedad

La decisión de la compañía aérea Ryanair de anular casi 2.000 vuelos hasta finales de octubre, argumentando que adoptaba esta medida por una mala planificación de las vacaciones de sus pilotos, vuelve a poner de relieve la existencia de un problema provocado no solo por esta compañía, pero que sí proyecta una negativa repercusión generalizada sobre miles de pasajeros. Esta situación colisiona frontalmente con los derechos de los usuarios y suscita una duda razonable sobre si la legislación vigente está en condiciones de protegerlos adecuadamente. Se estima que los ciudadanos afectados por diferentes contingencias relacionadas con retrasos o cancelaciones de vuelos dejan de reclamar hasta 500 millones de euros anuales en el España. Una cifra que ilustra hasta qué punto los obstáculos existentes para cobrar las indemnizaciones que la normativa legal contempla, empujan a los usuarios a resignarse a admitir las compensaciones que ofrecen las aerolíneas, antes que a exigir el dinero que les pudiera corresponder por ley. Sin embargo, reclamar lo que se les adeuda conforme a la ley, es la única alternativa que los ciudadanos tienen a su alcance para combatir la arbitrariedad.

Fotos

Vídeos