Anticipar el futuro

Editoriales

La nueva agenda política del gobierno foral debe ser compartida con los grupos de la oposición y la contribución que pueda aportar la sociedad civil

El gobierno foral guipuzcoano daba a conocer el pasado martes sus planes para abordar la segunda parte de la legislatura, poniendo el énfasis en el cumplimiento de una nueva agenda de proyectos estratégicos para el territorio. La ciberseguridad, la atención al envejecimiento, el cambio climático y la transición energética, una movilidad sostenible para el futuro y la renovación integral del proyecto del Koldo Mitxelena, son elementos esenciales de esta nueva agenda foral, que estará acompañada por la conformación de un grupo de reflexión, a modo de 'Think tank' estable, al amparo de la iniciativa denominada Etorkizuna Eraikiz. Además, este plan tiene previsto poner en marcha durante los dos próximos años siete iniciativas piloto adicionales. En conjunto, la Diputación Foral de Gipuzkoa contempla realizar una inversión específica de alrededor de 65 millones de euros, cuyo alcance trascenderá lo que resta de legislatura para proyectarse hasta el año 2025. El propósito de la institución foral guipuzcoana es ambicioso y trasciende la tarea de gestión cotidiana desarrollada por cada uno de sus departamentos. El afán por materializar esta nueva agenda política descansa en una voluntad compartida entre los socios de la coalición de gobierno (PNV y PSE) y este es un punto de partida indispensable. La virtualidad de este plan radica en la oportunidad que puede proporcionar para anticipar el futuro en sectores que pueden llegar a ser claves en el territorio. No obstante, su materialización no va a resultar sencilla y exigirá un esfuerzo perseverante del gobierno foral para articular una estrategia capaz de alcanzar los objetivos propuestos. Todo ello sin desdeñar la aportación de los grupos políticos de la oposición y atendiendo al mismo tiempo a la contribución que pueda proceder del conjunto de la sociedad civil guipuzcoana. Son los elementos que mejor pueden reforzar la voluntad declarada por el gobierno foral guipuzcoano de apostar por una nueva gobernanza abierta y colaborativa.

Gipuzkoa tiene una necesidad irrenunciable de anticiparse a los vertiginosos cambios políticos, sociales, económicos y culturales que acompañan al devenir de cualquier sociedad moderna y avanzada. La velocidad a la que está cambiando el mundo es tan intensa como lo es también la urgencia con la que es preciso responder desde el liderazgo del ámbito institucional a este permanente desafío.

Fotos

Vídeos