Un thriller sobre la familia

Empleando los mecanismos del thriller y un juicio de por medio, Koreeda se sirve en 'El tercer asesinato' de lo evidente para jugar con la mente del espectador y plantearle serias incógnitas sobre su comportamiento, sobre la familia y el verdadero amor

01:32
'El tercer asesinato' es uno de los estrenos de la temporada.
Borja Crespo
BORJA CRESPO

No hay película mala de Hirokazu Koreeda, vaya eso por delante. El responsable de la excelente 'Nadie sabe' y de títulos más recientes, igualmente recomendables, como 'Nuestra hermana pequeña', es uno de los cineastas más interesantes del momento, sin centrarnos necesariamente en la cinematografía oriental. Su cine no es plato para todos los gustos, se toma su tiempo para hablar de sentimientos, y no siempre es fácil pillarle las dobleces, pero con su última propuesta, 'El tercer asesinato', confirma que puede hacer lo que le plazca, entregarse al drama o al cine de género, para hablar del ser humano y sus contradicciones.

De nuevo firma el guión, presentando una historia donde quizás nada es lo que parece o todo es verdad. Empleando los mecanismos del thriller y un juicio de por medio, Koreeda se sirve de lo evidente para jugar con la mente del espectador y plantearle serias incógnitas sobre su comportamiento, sobre la familia y el verdadero amor. La excusa es un crimen que ocurre en el primer minuto de la acción. Sabemos quién es el autor del asesinato, no hay intriga aparente, aunque la narración nos lleva por vericuetos inesperados, un despliegue de secretos y mentiras sin efectismos, descritos con una originalidad pasmosa que convierte esta pieza en una rareza, con un ritmo pausado pero nada tedioso, trufado de sutilezas: no siempre el recurso de una simple lágrima puede contar tanto, o los reflejos en el cristal.

Suzu Hirose, vista en 'Nuestra hermana pequeña', el cantante y actor Masaharu Fukuyama ('De tal padre, tal hijo') y Koji Yakusho ('El mundo de Kanako'), encabezan el reparto de un thriller judicial que no lo es, que esconde bajo su apariencia un retrato de la ruptura de principios y la falta de valores en plena era de la posverdad. Hay mucha profundidad en 'El tercer asesinato', virtud que brilla por su ausencia en este tipo de películas cuando se resguardan bajo el paraguas del cine mainstream.

La fotografía de la cinta está muy cuidada.
La fotografía de la cinta está muy cuidada.

La película número doce de Koreeda presenta a un abogado, con sus problemas personales a cuestas, con una difícil labor por delante, defender a un acusado de robo con homicidio, con antecedentes penales por asesinato, que confiesa ser el autor de la muerte de su jefe, recién despedido del trabajo. Lo que diga el cliente es lo de menos, el objetivo es ganar el juicio, librarle al menos de la pena capital. Pero la relación que se establece entre los dos protagonistas, el defensor y el posible criminal, da pie a varias lecturas de lo que acontece, a cual más suculenta. Presente en varios festivales de peso, lo último del cineasta japonés no deja de lado su obsesión por los lazos familiares, sigue explorando un tema básico en su filmografía, abriendo su abanico de preocupaciones, dejándose llevar por el misterio del amor y la razón. Bella y absorbente, sofisticada en su simulada sencillez, estamos ante uno de los estrenos de la temporada.