Los vecinos desalojados de Trintxerpe vuelven a sus casas al descartarse el riesgo de derrumbe

Edificio en Trintxerpe. /Elena Viñas
Edificio en Trintxerpe. / Elena Viñas

El arquitecto municipal y técnicos del departamento de Urbanismo del Ayuntamiento han evaluado tanto el desprendimiento como el estado de cada una de las viviendas del edificio afectado

ELENA VIÑAS

Los vecinos del número 48 de la calle Azkuene de Trintxerpe han regresado a lo largo de esta mañana a sus casas. Apenas doce horas antes se habían visto obligados a desalojarlas como medida de precaución ante el riesgo de un posible derrumbe del edificio en el que residen, un inmueble de cuatro alturas erigido en una zona de monte, en las inmediaciones de Mendiola. Un corrimiento de tierra tiraba abajo la noche del domingo un muro de contención situado a muy pocos metros de sus viviendas.

El arquitecto municipal y técnicos del departamento de Urbanismo del Ayuntamiento han evaluado tanto el desprendimiento como el estado de cada una de las viviendas del edificio afectado, determinando que no existía «ningún riesgo de derrumbe». Así lo ha manifestado posteriormente la teniente alcalde de Trintxerpe, Lore Suárez, quien apuntaba como posible causa del suceso una filtración de agua. Serán los peritos de las compañías de seguros los que habrán de emitir un informe al respecto.

Las piedras que conformaban el muro de contención de una terraza superior y gran cantidad de tierra se precipitaron sobre el exterior de una vivienda sepultando buena parte de la ventana de una habitación.

Los vecinos de la zona alta de la calle Azkuene se han quejado de que el Ayuntamiento no responde a sus solicitudes para que ponga fin a un peligro que se repite cada vez que llueve mucho.

Cerrado el Paseo de Puntas

Por otra parte, las fuertes precipitaciones caídas en los últimos días también dejaban su huella en el distrito pasaitarra de San Pedro, donde una piedra de gran tamaño se desprendía de la ladera del monte Ulia, cayendo en las inmediaciones del Club de Remo Sanpedrotarra. El suceso tuvo lugar la noche del domingo y aunque afortunadamente no hubo heridos, sí se produjeron daños materiales. La piedra, que impactó en la terraza del citado equipamiento deportivo, se rompió en varios pedazos. Algunos cayeron sobre un vehículo estacionado a orillas del mar. Otros arrancaron parte de la barandilla del edificio. El Ayuntamiento precisará de los servicios de un geólogo para evaluar la ladera. Hasta entonces, el Paseo de Puntas de San Pedro permanecerá cerrado.

Los vecinos desalojados de Trintxerpe vuelven a sus casas al descartarse el riesgo de derrumbe

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos