La polémica envuelve a la pista de Araneder

En Trintxerpe. El cartel informativo colocado la semana pasada en Araneder y que fue arrancado.

El Ayuntamiento ha suspendido los entrenamientos del Pasaia para evitar todo enfrentamiento ante una movilización vecinal convocada para mañana

ELENA VIÑASPASAIA.

Desde el Departamento de Deportes y Actividad Física del Ayuntamiento de Pasaia se condenó ayer, a través de una nota de prensa, las actitudes «irracionales» por parte de algunos vecinos, al tiempo que se denunció la «falta de solidaridad». En el mismo texto se recordó que las instalaciones públicas, sean de carácter deportivo o de otro tipo, son «para uso de todos los pasaitarras en igual medida y derecho, se encuentren donde se encuentren».

Estas declaraciones se producían como respuesta a unos hechos ocurridos el pasado viernes en la pista deportiva de Araneder, en Trintxerpe. Según han informado fuentes municipales, el Ayuntamiento había reubicado a los equipos cadetes A y B del club deportivo Pasaia, con sede en Antxo, en dicha pista para que pudieran llevar a cabo sus entrenamientos durante las diez semanas que duren las obras del campo de Don Bosco. Las diferentes categorías han sido reubicadas en diversas instalaciones de Oarsoaldea para que puedan llevar a cabo sus partidos y entrenamientos.

«El objetivo es que los jugadores de todos los equipos y clubes que utilizan Don Bosco habitualmente, no vean perjudicada su normal actividad durante esta temporada», señalaron desde Deportes. Añadieron que el uso de la pista pública de Araneder por parte, «únicamente» de los equipos de categoría cadete del Pasaia los viernes, se decidió ante la imposibilidad de utilizar ninguna otra instalación por falta de espacio. «Todas las instalaciones de estas características de la comarca estaban saturadas de uso», aseguraron.

El Ayuntamiento califica de «escandaloso» que exista este problema dentro del mismo pueblo

La reserva de los viernes de Araneder para resolver esta situación fue comunicada a los usuarios habituales de la pista mediante carteles colocados en la instalación la semana del 18 de septiembre, «informando oportunamente» de la razón por la que se reservaba. Esos carteles fueron arrancados, como denuncia el Ayuntamiento.

Cuando los cadetes del Pasaia llegaron el pasado viernes a entrenar a Araneder se encontraron con la oposición de padres y abuelos de los menores que ocupaban la pista en ese momento. Las situaciones tensas que, al parecer, se vivieron dieron lugar a posteriores manifestaciones en redes sociales, convocando incluso una protesta para este viernes por la tarde.

En vista del llamamiento público a la movilización para impedir los entrenamientos del Pasaia por parte de algunos vecinos de Trintxerpe en Araneder y para evitar un enfrentamiento «ilógico, irracional e innecesario», en el que «iban a verse envueltos padres y jugadores de edad adolescente», el Ayuntamiento ha decidido suspender, «por lo menos temporalmente», los entrenamientos previstos.

En su nota de prensa asegura que el Consistorio realizará «todos los esfuerzos posibles» para que todo aquel que desee realizar una actividad deportiva, sea federada o no, pueda hacerlo, poniendo a su disposición todos los medios públicos que sean posibles. «Nos resulta escandaloso que no haya existido ningún problema para que nuestros chavales entrenen en las instalaciones de otros municipios de la comarca, y que el problema exista en nuestro mismo pueblo», manifiestan.

La concejal de Deportes, Lore Suárez, expuso en el último Pleno la situación creada, lo que desembocó en un rifi-rafe entre la alcaldesa y la concejal de Puede Pasaia(k) Ahal Du, Nerea González.

Fotos

Vídeos