El pésimo inicio ante el Ordizia condenó al Donibane

E.V. PASAIA.

El Donibane Eskubaloia cosechó una nueva derrota, esta vez por 35 a 33, ante el Ordizia, en un partido en el que los sanjuandarras tiraron todas sus opciones de victoria por la borda en el primer cuarto de partido.

Se enfrentaban dos equipos con numerosas bajas, pero los ordiziarras se adaptaron mejor a este contratiempo, y aprovecharon las grandes facilidades que les dieron los locales, poco contundentes en defensa e inoperantes en ataque. La situación era de caos absoluto en el bando local, ya que apenas transcurridos una docena de minutos veían cómo todas sus oportunidades de ataque eran pérdidas de balón que los visitantes aprovechaban para elaborar claros contraataques. Ante esta circunstancia, el entrenador sanjuandarra, Jesús Pino, paró el partido para intentar enmendar la plana, pero lejos de lograr un resultado positivo, vio cómo la diferencia crecía, y volvió a solicitar tiempo puerto, tres minutos después, para intentar espolear a su equipo, que ya contaba con una diferencia en contra de nueve goles.

La intensidad local mejoró notablemente, pero un nuevo contratiempo golpeaba al bando local, y es que su lateral Agus Santos era descalificado en el minuto 24. Con todo en contra, los rosas se fueron al descanso con un resultado desfavorable de 14 a 22.

A la vuelta de los vestuarios, encorajinados por la pésima imagen ofrecida, los sanjuandarras quisieron meterse en el partido. La defensa mejoraba sensiblemente, haciendo jugar al borde del pasivo a su rival, y en ataque el juego era más fluido y lograban opciones claras de gol.

Tanto es así que, a cinco minutos del final, la diferencia era sólo de tres goles, lo que les hizo incluso creer en una épica remontada. Sin embargo, los de Ordizia supieron manejar su ventaja, y los rosas se quedaron a las puertas de lograr un resultado positivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos