San Pedro se prepara para celebrar el martes su particular noche negra

Gau beltza. Niños y mayores disfrutaron de la fiesta celebrada hace doce meses en el casco antiguo de San Pedro.
/VIÑAS
Gau beltza. Niños y mayores disfrutaron de la fiesta celebrada hace doce meses en el casco antiguo de San Pedro. / VIÑAS

Su principal objetivo es recuperar viejas tradiciones populares, ofreciendo una alternativa al habitual modelo consumista

ELENA VIÑAS PASAIA.

Muertos vivientes, fantasmas que se ocultan bajo sábanas, brujas con verrugas en la nariz y espantapájaros que parecen haber cobrado vida para asustar a cuantos se encuentren en su camino al ocultarse el sol. Los personajes más terroríficos prometen reinar la noche del próximo martes, víspera de todos los santos, en las calles de San Pedro.

Por segundo año consecutivo, este distrito pasaitarra celebrará la que se ha dado en llamar 'Gau beltza', una noche negra ideada a modo de fiesta del otoño. Se trata de un evento que, organizado por el Txoko de familias de Proisa, el movimiento popular Proisa y la comisión de fiestas, hace doce meses gozó de muy buena aceptación entre los vecinos de todas las edades.

Según explican sus responsables, ésta es una «sencilla» fiesta que cuenta con tres objetivos. El primero es «transmitir a los niños y jóvenes del pueblo la importancia de mantener y recuperar viejas tradiciones populares». El segundo objetivo pasa por ofrecer una «alternativa» al modelo de ocio ajeno y consumista que les transmite la televisión.

«Y por último, la intención de pasar una tarde agradable en torno al fuego y comiendo castañas asadas», manifiestan los organizadores de esta cita, que ya ha presentado el cartel diseñado para anunciarse, así como la programación de actos a la que dará lugar.

La tarde noche del 31 de octubre aspira a convertirse en una de las más animadas de este final de año. Las celebraciones arrancarán, a las 17.30 horas, en las inmediaciones del frontón municipal de San Pedro. Éste será el lugar elegido para llevar a cabo un taller muy especial. Los asistentes tendrán la oportunidad de confeccionar instrumentos musicales artesanalmente, realizar un eguzkilore e incluso, diseñar su propio disfraz.

Se recomienda, eso sí, a los más pequeños de la casa que acudan a esta actividad portando trapos y sábanas viejas que ya no necesiten, sombreros de paja y botellas de agua de plástico vacías. Durante algo más de un ahora darán rienda suelta a su creatividad e imaginación ayudados por sus padres.

Con sus creaciones ya listas para ser estrenadas, los niños y adultos recorrerán el casco antiguo de Pasai San Pedro haciendo ruido y colgando de sus cuellos sus eguzkilores. Será el modo en que hagan frente a las almas más oscuras que esa noche aspiran a poblar esta orilla de la bahía pasaitarra.

Su desfilar les llevará hasta Toreratze para regresar, a continuación, a la plaza. En este espacio público la fiesta continuará, a partir de las 19.30 horas, asando castañas en el fuego. Alrededor de las llamas podrán bailar familias al completo en una noche negra como las historias que recordarán y que, quién sabe, tal vez les roben el sueño cuando se vayan a dormir. Pero seguro que habrá valido la pena.

Fotos

Vídeos