De marisma a ría: la Marealta

Marealta. Una de las 275 imágenes que Antxotarrok Historia Mintegia mostrará al público en la exposición organizada en la Kultur Etxea./
Marealta. Una de las 275 imágenes que Antxotarrok Historia Mintegia mostrará al público en la exposición organizada en la Kultur Etxea.

Los integrantes de Antxotarrok Historia Mintegia son los artífices de la muestra que puede visitarse desde hoy en la Kultur Etxea de Antxo Una exposición reúne a través de cerca de 300 fotografías su historia

ELENA VIÑAS DVPASAIA@GMAIL.COMPASAIA.

Antxotarrok Historia Mintegia inaugura hoy, sábado, una nueva exposición que invita a echar la vista atrás y bucear en el pasado del distrito. En esta ocasión, el tema elegido es la ría Marealta, con 275 fotografías contando su historia.

La muestra, que lleva por título 'De marisma a ría: la Marealta', se inaugurará, a las 19.30 horas, en la Kultur Etxea de Pasai Antxo. El horario de visita será, de lunes a viernes, de 19.30 a 21.00 horas; los sábados, de 19.30 a 21.00; y los domingos, de 12.00 a 14.00.

Título. 'De marisma a ría
la Marealta'.
Organiza
La asociación Antxotarrok Historia Mintegia es la responsable de la muestra.
Lugar
Salón de actos de la Kultur Etxea de Pasai Antxo.
Horario
De lunes a viernes, de 19.30 a 21.00 horas; los sábados, de 19.30 a 21.00; y los domingos, de 12.00 a 14.00.

Sus organizadores señalan que pese a que probablemente una buena parte de los vecinos de la zona no sea consciente de ello, «los antxotarras contamos con una ría de lo más singular». Según explican, «con una longitud de poco más de tres kilómetros, la Marealta recorre nuestro distrito en su totalidad de sur a norte. Es difícil concretar el origen de una ría, pero de la nuestra sí, tiene la misma edad que nuestro distrito. Este elemento fundamental del paisaje antxotarra sí que nos permite realizar algunos apuntes al respecto».

Nace de una serie de manantiales situados en las proximidades del barrio donostiarra de Altza, a los que hay que añadir los cauces de pequeños arroyos de la zona. Durante este recorrido inicial y antes de llegar a Molinao, sus aguas transcurren por un terreno inclinado y sinuoso. Su paso por Antxo, al contrario, atraviesa un suave desnivel.

Desde Antxotarrok Historia Mintegia recuerdan que la urbanización de la llamada ensenada de Molinao, que tuvo lugar a mediados del siglo XIX, trajo consigo la canalización de las aguas, desde Molinao hasta el puente de la Avenida de Navarra «o, para nosotros, de la carretera general, este es el nacimiento de la ría». Tanto la llegada del ferrocarril como la construcción de la carretera general tuvieron en cuenta el caudal de la Marealta, «por lo que dejaron un pequeño puente para el movimiento de las mareas y la salida de aguas».

Asimismo, el paisaje de cada margen también es una cuestión que merece la pena mencionar a la hora de fijar la vista en la ría. «Hasta hace unos años, la margen derecha, se caracterizó por albergar un nutrido número de fábricas y talleres en los que trabajarían muchos vecinos, de modo que el otro lado de la ría se fue poblando de viviendas y comercios», señalan.

Ayer y hoy

Subrayan, a modo de curiosidad, que llama la atención la cantidad de cosas que hay en la Marealta. «En los poco más de tres kilómetros hay trece puentes, ocho pasarelas y cuatro túneles de los que quedan tres, tres pequeñas presas y una mini central eléctrica de uso particular», enumeran.

Los miembros de Antxotarrok añaden que también hubo un pequeño muelle de carga y descarga de gabarras que incluso contaba con una grúa manual. Hasta hace poco en el lado derecho se amarraban motoras y por último, al final de la ría para evitar los malos olores en marea baja, se dispuso de dos compuertas «que no funcionaron como se esperaba y apenas se usaron».

Para finalizar, apuntan que, con la desindustrialización de Antxo y el traslado de muchas industrias, los solares que ocupaban se han reconvertido en zonas de ocio para los pasaitarras.

«Llevamos varios años mejorando ambos márgenes y también las aguas, pasando de ser una cloaca a cielo abierto a una zona de las más agradables de nuestro querido Antxo», concluyen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos