El lujo vuelve a fondear en Pasaia

Entrada en Pasaia. El 'Sea Cloud II' arribó al puerto a mediodía despertando tanta curiosidad como admiración./FOTOGRAFÍAS ELENA VIÑAS
Entrada en Pasaia. El 'Sea Cloud II' arribó al puerto a mediodía despertando tanta curiosidad como admiración. / FOTOGRAFÍAS ELENA VIÑAS

El crucero 'Sea Cloud II' hizo escala en el puerto por segunda vez este verano. Se estima que más de 1.500 viajeros desembarcarán en la dársena a lo largo de este año con la llegada de diez buques de pasajeros

ELENA VIÑAS PASAIA.

Hizo su aparición en el horizonte minutos antes de las 12.30 del mediodía, cuando varias embarcaciones de recreo se disponían a salir a su encuentro, como queriendo acompañar al 'Sea Cloud II' en su esperada entrada a la bahía de Pasaia. Pese a no tener unas dimensiones imponentes, sus 117 metros de eslora y los tres mástiles que mantenían recogidas sus velas despertaron la admiración de vecinos y visitantes. La imagen de la nave hacía soñar con la trama de la mejor novela de aventuras ambientada en alta mar.

A bordo viajaban un total de 62 tripulantes y 87 pasajeros. Apenas una veintena de personas se repartían por la cubierta del buque cuando atravesó el escarpado canal de acceso, desfilando, sin dificultad aparente, ante el casco antiguo de San Juan y el embarcadero de la motora de San Pedro.

Más tiempo precisó este velero de auténtico lujo para completar las maniobras de amarre en las aguas interiores de la dársena, incluyendo un giro de 180 grados sobre su base, en el que desempeñaron una labor crucial los prácticos del puerto. Apenas una hora más tarde de su llegada se daba por finalizada toda la operación.

Los viajeros tardaron aún más tiempo en desembarcar, dado que antes debían de acabar de comer en el salón del que se dota el buque. Tenían por delante cerca de diez horas libres para conocer San Sebastián y los alrededores, en excursiones o por su cuenta, antes de ponerse de nuevo en marcha

El 'Sea Cloud II' arribaba a Pasaia procedente del puerto francés de La Rochelle y dentro de una singladura que a primera hora de esta mañana le llevará a hacer escala en Bilbao. En los próximos días visitará también La Coruña, las Islas Cíes, Oporto y Lisboa, donde pondrá punto y final a su singladura por la Península Ibérica el próximo 5 de septiembre.

Un año récord

Este velero es uno de los diez barcos crucero que tienen previsto hacer escala en Pasaia a lo largo de todo el año. Aún resta por llegar media docena de buques de pasajeros. Lo harán en las próximas semanas. El último echará el ancla en la dársena guipuzcoana el 2 de octubre.

Todos ellos sumarán más de 1.500 viajeros que tendrán la oportunidad de desembarcar en el puerto. Se trata de una cifra de auténtico récord para la Autoridad Portuaria desde que en 2012 recuperó el tráfico de cruceros tras años sin recibir ninguno en sus muelles.

Fotos

Vídeos