San Juan y San Pedro rivalizaron en alegría

La comparsa de 'Bailando bajo la lluvia'. A la derecha, agrupación inspirada en 'Pearl 'Harbor'. Abajo, el vampiro Laboa haciéndose un 'selfie'. / ELENA VIÑAS
La comparsa de 'Bailando bajo la lluvia'. A la derecha, agrupación inspirada en 'Pearl 'Harbor'. Abajo, el vampiro Laboa haciéndose un 'selfie'. / ELENA VIÑAS

El desfile de Carnaval de Antxo previsto para hoy se aplaza al próximo domingo

ELENA VIÑAS PASAIA.

La lluvia que cayó con ganas a primeras horas de la mañana les hizo pensar en un posible plan B. Sin embargo, los jubilados de Donibane decidieron desafiar a la meteorología y celebrar el Carnaval según el guión escrito días antes. Y lo lograron. Las diferentes comparsas pudieron desfilar por el pueblo sin mojarse.

De abrir la marcha se ocuparon los vampiros Louis de Fointe y Madeleine. Les seguía una serie de personajes bíblicos encabezados por Moisés. «Mi mandamiento favorito es el sexto», bromeaba mientras mostraba al público la tabla con esa decena de principios éticos que trataba de hacer cumplir.

Pero ayer el único mandato válido para los sanjuandarras era el de disfrutar. Lo siguieron a pies juntillas los integrantes de 'Mamma Mia!', con las amonas más sexys que nadie pudiera imaginar. «Mi nieta me ha dicho que seguro que hoy salgo con un disfraz aburrido. Cuando me ha visto, se ha sorprendido», contaba Marian Garmendia, enfundada en un ceñido mono fucsia, cuyos volantes se movían al ritmo de Abba.

No menos bailongos demostraron ser los jubilados de mayor edad que se inspiraron en la película 'Bailando bajo la lluvia'. Con impermeable, katiuskas y paraguas estaban llamados a ser los triunfadores si se presentaba cualquier temporal. «Pero al final ni siquiera ha llovido», suspiraba aliviada una de las seguidoras de Gene Kelly.

Otro éxito de la pantalla grande, 'Pearl Harbor', saltaba al casco antiguo gracias a decenas y decenas de comparseros de todas las edades. La magia del cine no parecía encontrar freno en esta orilla.

En la contraria, la de San Pedro, reinaba el humor. Así lo demostraba la Cofradía del Txipiron, con un atuendo morado, el mismo color que el de los remeros de la Libia. «Nada es casual», decía Arantza Zurutuza. El humor era también la base del disfraz del torero Murua.

El mar no ponía freno a un Carnaval que saltaba de una a otra orilla con la misma facilidad que muchos cruzaban la motora tripulada por el botero Matar. Quienes habrán de renunciar hoy a la fiesta de los Carnavales serán los antxotarras, ya que la comparsa Koloreak ha aplazado a la próxima semana su desfile a consecuencia de las previsiones climatológicas. Habrá que esperar al domingo para verla actuar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos