Iraia Oiartzabal reinó en Casa Ciriza

Proyecciones psicodélicas vistieron las paredes durante el lunch.
/
Proyecciones psicodélicas vistieron las paredes durante el lunch.

La diseñadora antxotarra protagonizó con éxito su primer desfile en solitario El pintor Juan Luis Goenaga había pintado a mano buena parte de las creaciones que se presentaron ante una de sus obras

ELENA VIÑAS PASAIA.

Fue un maridaje tan inusual como felizmente acertado. Los diseños de alta costura de Iraia Oiartzabal encontraron en los pinceles de Juan Luis Goenaga el aliado perfecto en una noche para el recuerdo. Prueba de ello fue el desfile en el que la antxotarra presentó un total de 25 creaciones, en su mayoría firmadas conjuntamente con el pintor expresionista.

Los trajes de novia se convirtieron en un lienzo en blanco en el que Goenaga pudo dar rienda suelta a su creatividad para transformarlos en piezas únicas y especiales, capaces de conquistar a las más de 200 personas que acudieron al primer desfile en solitario protagonizado por la joven diseñadora de Pasai Antxo.

Casa Ciriza, el emblemático edificio industrial erigido en Trintxerpe, se transformó en escenario de esta cita con la moda y el arte, enmarcada dentro del denominado Espacio de Cultura e Innovación Paco Rabanne. Las modelos hallaron en su planta baja una pasarela diferente, donde otra obra de Goenaga de dimensiones colosales actuó como un 'decorado' que jugaba a salpicar de color los vestidos.

El inmueble también confirió un carácter especial al desfile. Las luces se colaron por las rejillas del suelo, mientras la música interpretada en directo envolvía a cuantos se reunieron al abrigo de las paredes sobre las que se proyectaron imágenes psicodélicas.

La ganadora del Premio Max al mejor vestuario con el espectáculo 'Oskara', de Kukai, reinó en ese legado arquitectónico de la 'ciudad del dólar' que sorprendió a muchos de los asistentes. Entre ellos, al alcalde de San Sebastián, Eneko Goia. Entre el público también se encontraba su homónima pasaitarra, Izaskun Gómez, así como dos concejales de su corporación: la también socialista Lore Suárez y Julen Rodríguez, de Puede Pasaia(k) Ahal Du. No faltaron otros rostros populares. Ése era el caso del bailarín y coreógrafo Jon Maia Sein, de Kukai, y de la actriz Bárbara Goenaga, quien acompañó a su padre en esta atractiva propuesta cultural.

La velada culminó con un lunch en el que los invitados pudieron felicitar personalmente a Oiartzabal y a Goenaga, cuya forma de trabajar se proyectaba a través de un adiovisual en Ciriza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos