Una despedida cargada de magia

El espectáculo del grupo de baile Eskola, patrocinado por Remos y Arkupe Berri, se desarrolló en la plaza Santiago. / FOTOS ARIZMENDI

La ermita de Santa Ana es escenario esta misma tarde, a partir de las 19.00 horas, de un recital a cargo del coro Larreaundi de Irun

ELENA VIÑAS PASAIA.

Tras ocho intensas jornadas repletas de actos, las fiestas de Santiago decían la medianoche del lunes adiós. La arriada de la bandera que ondeaba desde el pasado 24 de julio en el balcón de la antigua casa consistorial ponía punto y final a un día lleno de emociones, pero también a unos festejos patronales que han recorrido, en algo más de un mes y una semana, los cuatro distritos pasaitarras. Aunque aún queda mucho verano por delante, el vivido entre tamborradas, desfiles repletos de color, competiciones deportivas, sokamuturra al amanecer y veladas que se alargan hasta bien entrada la madrugada tocaba a su fin. La noche final no defraudó a los sanjuandarras y visitantes que la celebraron por todo lo alto en el casco antiguo de Donibane.

Entre las paredes de piedra de esas casas solariegas con varios siglos de antigüedad retumbaban los rataplanes de la tamborrada náutica que organiza Itsas Mendi Elkartea. Jóvenes y menos jóvenes iniciaban pocos minutos después de las nueve y media de la noche una marcha junto a la Txaranga Pasai.

Luisma Laboa daba instrucciones a tambores y barriles con el remo de mando que empuña, año tras año, desde su cargo de tambor mayor de la formación. Tras él, siguiendo sus órdenes al detalle, desfilaban Idurre del Río, Joxan Eizagirre, Arantza Sagarzazu, Olga Soto, Joseba Campano, Arantza Jauregi, Maite Etxarri, Bego Soto, Marian Garmendia y una larga lista de nombres de sanjuandarras. Precediendo a todos ellos, Joserra Sistiaga, alias 'Kaxero', y su mujer, Koro Fernández, portaban la bandera de la sociedad Itsas Mendi.

Uno de los momentos más emotivos de la noche llegó con la presentación ante el público del nuevo himno de esta entidad, compuesto por el txistulari Kepa Sein Etxarri, con adaptaciones de Ramón Vega y Luisma Laboa, y letra de Donibane Azkarate. La obra resultó un éxito como toda la actuación llevada a cabo por los tamborreros.

«Ha sido impresionante», aseguraba Laboa, al tiempo que agradecía al grupo al completo su contribución por mantener «viva» una «tradición de nuestras fiestas» que puede presumir de gozar de buena salud.

Otro tanto puede decirse del espectáculo de fuegos artificiales que puso el broche de oro a la última noche de las fiestas de Santiago. Las explosiones de color que se sucedieron sobre las aguas de la bahía de Pasaia encandilaron a niños y adultos desde su arranque y hasta la traca final. «Qué bonito fin de fiestas», comentaban unos turistas a orillas del mar.

Cuando los estallidos se silenciaron, un rumor de rataplanes que llegaba desde el agua tomó su relevo. La tamborrada náutica tocaba ahora a bordo de uno de los remolcadores de Facal. Las marchas parecían encontrar los mejores acordes posibles en ese murmullo de olas que les acompañó hasta su regreso a tierra para entonar las composiciones finales en la plaza.

Concierto para peregrinos

A pesar de que las fiestas ya se han despedido hasta el próximo año, los sanjuandarras podrán asistir hoy, miércoles, de una actividad que promete hacerles disfrutar tanto como éstas. Se trata de un concierto que ofrece esta misma tarde el coro Larreaundi de Irun en Santa Ana.

La formación interpretará una decena de temas en una actuación que tendrá lugar, a partir de las 19.00 horas, en la ermita. Los integrantes de la coral han elegido este lugar un tanto atípico como escenario de su recital con el fin de deleitar a los peregrinos que, de camino hacia Santiago de Compostela, pernoctan en el albergue situado en la parte trasera del templo. La entrada será libre y gratuita.

Fotos

Vídeos