«Estamos deseando poder estrenarlo»

Biblioteca. Los estantes se llenarán en las próximas semanas de libros para proceder a su puesta en marcha./FOTOGRAFÍAS ELENA VIÑAS
Biblioteca. Los estantes se llenarán en las próximas semanas de libros para proceder a su puesta en marcha. / FOTOGRAFÍAS ELENA VIÑAS

La ciudadanía conoció Pasaiako Kulturgunea a través de una visita guiada interactiva por el edificio

ELENA VIÑASPASAIA.

Los vecinos de San Juan y del resto de distritos del municipio tuvieron ocasión de conocer la tarde del sábado Pasaiako Kulturgunea, un espacio cultural inaugurado de forma oficial horas antes en la plaza Bizkaia de Donibane. La visita guiada interactiva a través de sus instalaciones no defraudó ni a niños ni a mayores.

«Llevábamos mucho tiempo esperando. ¡Ya era hora!». «Cuánta falta nos hacía algo así...». «Es como el Kursaal de Pasaia». Los comentarios de aprobación y las expresiones de total satisfacción se sucedían en boca de cuantos recorrían las dependencias divididas en dos plantas. Todas ellas compartían características comunes, como los espacios diáfanos que aspiran a llenarse muy pronto de contenido.

En la planta baja, además de un espacioso recibidor, se sitúa una sala con acceso también exterior y provista de sistema audiovisual. «Puede utilizarse para proyecciones o charlas», comentaba la teniente alcalde de Donibane y concejal de Cultura, Miriam Cano.

A pocos metros se abre una sala polivalente que acogerá exposiciones y dará respuesta a «muchas necesidades» del pueblo. La estrella es el auditorio que lleva el nombre de Juanba Berasategi y que tuvieron ocasión de conocer de primera mano sus familiares más directos: su viuda, Ixiar Mora; su yerno, Josu Bengoetxea; y su primo, Miguel Alkaraz.

Conciertos, representaciones de teatro, actuaciones de baile y otras muchas propuestas tendrán cabida en el escenario del corazón de Kulturgunea, que cuenta con 169 plazas en sus gradas. «Va a enriquecer la vida cultural pasaitarra con actuaciones e iniciativas propias. También podrá acoger congresos y otros actos ajenos al Ayuntamiento», augura Miriam Cano.

Otra destacada estancia es la biblioteca que ocupa buena parte de la planta superior. Sus 500 metros cuadrados se dividirán en diferentes áreas para que la afición a la lectura no encuentre freno a ninguna edad. «Sólo falta ponerla en marcha en las próximas semanas», señalaban sus máximos responsables.

En esa misma planta se sitúan diferentes salas para reuniones puntuales. Todas ellas se dotan de vistas a la bahía.

«Estamos deseando poder estrenarlo», señalaban los primeros visitantes, seducidos por los múltiples atractivos de Pasaiako Kulturgunea. «Sólo falta llenarlo de contenido», añadía una sanjuandarra. Muchos ya sueñan con ver el edificio a pleno rendimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos