Cuatro rutas por la naturaleza a Oarsoaldea

La vista sobre la bahía que se divisa bajando de Ulia.
La vista sobre la bahía que se divisa bajando de Ulia. / ELENA VIÑAS

La Agencia de Desarrollo propone realizar este verano itinerarios que parten de Donostia. Todos ellos desembocan en alguno de los cuatro municipios de la comarca para disfrutar de sus vistas, sus museos y capítulos de su historia

ELENA VIÑASPASAIA.

Aquellos que aún dispongan de días de vacaciones antes de regresar al trabajo o reanudar sus estudios tienen la oportunidad de salir de excursión a pocos kilómetros de sus casas. Con solo coger la mochila, agua y un tentempié, cuatro recorridos les ofrecen la oportunidad de escapar del ajetreo de la capital guipuzcoana, sin ni siquiera montarse en el coche. Todos ellos parten de Donostia y desembocan en Oarsoaldea. La Agencia de Desarrollo Comarcal los recomienda este verano.

El primero de ellos plantea llegar a Pasaia a través del monte Ulía. «Éste es uno de los recorridos que más gusta por sus maravillosas vistas hacia los acantilados de la costa, Donostia y la imponente bahía de Pasaia», señalan desde Oarsoaldea, refiriéndose a un itinerario «sencillo» de unas 3 horas y 9,6 kilómetros.

El punto de inicio es la playa La Zurriola. Después de una breve ascensión, se llega al camino ante el que se vislumbran los acantilados y que permite ver los días más despejados toda la costa vasca. «Pasaremos hermosas calas, divisaremos antiguos fuertes y atravesaremos pequeños bosques hasta ver el Faro de la Plata, que facilita la entrada a los barcos que arriban a la bahía de Pasaia, nuestra meta», indican.

Aquí el sendero desciende por San Pedro, donde es imprescindible visitar Albaola, la Factoría Marítima Vasca, y el barco-museo 'Mater'. También se puede pasar en motora a Donibane, para visitar su casco histórico y la Casa Víctor Hugo. «La vuelta se puede hacer de nuevo a pie, o bien tomar un autobús que nos vuelve a dejar en Donostia», apuntan.

Por Arditurri

De Donostia a Aiako Harria por la vía verde de Arditurri es otra de las rutas propuestas por Oarsoaldea para realizar tanto a pie como en bici. El camino comienza en San Sebastián, discurre por el carril bici y atraviesa el barrio donostiarra de Herrera, para pasar seguidamente por el distrito pasaitarra de Antxo y por Errenteria.

Los paseantes pueden detenerse a conocer el casco histórico medieval de la villa papelera, donde recientemente se ha abierto el Centro del Traje, o continuar siguiendo el curso del río Oiartzun por la vía verde de Arditurri, antiguo ferrocarril minero que servía para transportar el mineral desde las minas de Arditurri hasta el puerto de Pasaia.

Según explica, «el paseo desde Oiartzun es mucho más tranquilo y verde, y además de escuchar el sonido del río, nos encontraremos en nuestro camino con caseríos y restos de antiguos molinos. Una vez alcanzado el barrio de Ergoien, tendremos la posibilidad de pararnos en dos museos. El primero que nos encontramos es Soinuenea, Centro de Música Popular, un pequeño museo con una gran colección de instrumentos de todo el mundo. Un poco más adelante está el museo Luberri, Centro de Interpretación Geológica, donde podremos conocer la historia geológica del Parque Natural de Aiako Harria, así como del resto de Euskadi».

Volviendo al camino, viendo al fondo la silueta de los picos de Aiako Harria, se llega al punto de destino, el Coto Minero de Arditurri, unas minas en pleno Parque Natural que datan de la época romana y que hoy en día están abiertas para su visita. Los kilómetros de este recorrido son unos 17, a pie unas 4 horas aproximadamente.

Hasta Lezo

La tercera opción consiste en completar el recorrido existente entre Donostia y Lezo a pie o en bicicleta. El itinerario es el mismo, en sus primero kilómetros, que el descrito anteriormente, pero una vez llegado a Errenteria, propone pasar el puente que cruza hacia la estación de Renfe y siguiendo el camino peatonal, llegar a Lezo.

Una de las propuestas permite llegar a Pasai San Pedro a través del monte Ulia

Dos de los itinerarios permiten parar en Errenteria para conocer el Museo del Traje

Aiako Harria y sus atractivos ponen la guinda a la ruta que parte de Intxaurrondo

«Nuestro punto de referencia aquí puede ser la Plaza del Santo Cristo, con su famosa basílica del Cristo imberbe. Desde la plaza podemos subir las escaleras hacia la Iglesia de San Juan Bautista, o dirigirnos a la Calle Mayor y divisar las hermosas casas solariegas blasonadas que van cruzando nuestros pasos. Desde aquí nos dirigiremos al polideportivo Bekoerrota de Lezo, ya que allí nos encontramos con la opción de realizar uno de los tres recorridos señalizados que profundizan en la riqueza natural de Lezo», manifiestan desde Oarsoaldea.

La Agencia de Desarrollo Comarcal plantea en este caso tomar el itinerario que discurre en dirección al barrio de Altamira y Bordatxo. Se trata de una ruta circular asfaltada que cruza verdes prados y caseríos importantes y es apta «para todo tipo de personas».

En total, este trayecto suma 12 kilómetros aproximados, que se pueden completar en una duración de 3 horas.

Parada en un fuerte

La última de las rutas trazadas por la naturaleza va de Intxaurrondo a Barrengoloia pasando por Lau Haizeta. Su inicio se halla en el citado barrio donostiarra, por el camino que va detrás del Centro Comercial Garbera, para emprender dirección al Parque Lau Haizeta por Marrus, una carretera asfaltada que se desvía por un camino a la izquierda (a la altura de una marmolería) para posteriormente ascender hacia el Fuerte de San Marcos.

En esta antigua fortaleza militar, se puede disfrutar de unas maravillosas vistas panorámicas, así como visitar sus dependencias interiores, las baterías y las réplicas de la antigua artillería del fuerte, bien por libre o mediante visita guiada de miércoles a domingo, de 11.00 a 14.00 y de 16.00h a 18.00.

«Después de retomar fuerzas en este punto que dispone de bar restaurante y en cuyo exterior hay mesas para poder realizar un picnic, podemos descender el mismo camino hasta tomar el desvío del PR-1005, balizado en blanco y amarillo que nos conduce cruzando la estación megalítica de Aitzetako Txabala hacia el área recreativa de Barrengoloia, dentro del Parque Natural de Aiako Harria. Al final de este recorrido nos encontramos con el punto de información del parque, en el que podremos conocer mucho más sobre este entorno», concluyen, aludiendo a un recorrido de 10 kilómetros que se completa en 2 horas.

Fotos

Vídeos