Concierto de altura como broche final

La noche del viernes. La iglesia de San Juan Bautista se quedó pequeña para recibir a cuantos no quisieron perderse el doble concierto. /  FOTOGRAFÍAS ELENA VIÑAS
La noche del viernes. La iglesia de San Juan Bautista se quedó pequeña para recibir a cuantos no quisieron perderse el doble concierto. / FOTOGRAFÍAS ELENA VIÑAS

La Coral Andra Mari y la Orquesta de Acordeones Illumbe clausuraron el bicentenario de Konstantzia

ELENA VIÑAS PASAIA.

La Banda de música Konstantzia de Pasai Donibane puso punto y final a la programación especial de actos organizada con motivo del bicentenario de su fundación. Y lo hizo con lo que mejor define su historia, la música. Dos agrupaciones de la comarca de Oarsoaldea protagonizaron un concierto de altura con el que se clausuró este 200 aniversario.

La parroquia de San Juan Bautista, escenario de la doble actuación, se quedó pequeña para acoger a cuantos asistieron la noche de este pasado viernes como público. Los integrantes de Illumbe Akordeoi Orkestra fueron los primeros en salir a escena para deleitar a los espectadores con un total de cuatro obras que iban desde una suite hasta una parte de la ópera 'Sansón y Dalila', pasando por un tango y la banda sonora de la película 'El Cartero'. Bajo la dirección de José Juan Zubillaga y con E. Sota de solista, la orquesta sorprendió con un recital que fue muy aplaudido.

Los de Illumbe cedieron el relevo a los coralistas de Andra Mari Abesbatza de Errenteria, quienes tomaron el coro parroquial para interpretar el 'Réquiem' de Gabriel Faurè (Francia 1845-1924), que se estrenó en la Iglesia de la Madelene en 1888. Eligieron siete partes: 'Introit et Kyrie', 'Offertoire', 'Santus', 'Pie Jesu', 'Agnus Dei et Lux Aeterna', 'Libera Me' y 'In Paradisum'.

Su concierto se desarrolló bajo la dirección de Andoni Sierra, con Alize Mendizabal al órgano y los solistas Klara Mendizabal, como soprano, y Jesús García Aréjula, como barítono.

Durante cerca de una hora y media, los asistentes al acto final del bicentenario de Konstantzia se deleitaron con una selección musical que no les dejó indiferentes. Fue el mejor cierre posible a una programación que dio comienzo hace algo más de un mes. De presentar esta clausura oficial se ocupó el periodista pasaitarra Luisma Laboa.

Para agradecer su destacada participación en este concierto, los miembros más veteranos de la Banda de música Konstantzia hicieron entrega a los directores de Andra Mari Abesbatza y de Illumbe Acordeoi Orkestra de una medalla conmemorativa y del libro editado con motivo de los 200 años de historia de esta agrupación sanjuandarra.

Aquellos que deseen hacerse con un ejemplar aún están a tiempo de adquirirlo en los establecimientos Centi, Berezi y ArtErreka de Pasai Donibane. Se trata de un recuerdo único para aquellos que han pasado por la banda y también para sus descendientes.

Fotos

Vídeos