Los Caldereros entran por Trintxerpe

La comparsa infantil abrió el desfile por las calles trintxerpetarras. /VIÑAS
La comparsa infantil abrió el desfile por las calles trintxerpetarras. / VIÑAS

El distrito pasaitarra se anticipa a otras localidades y da ya la bienvenida a los pregoneros de los Carnavales. Este año, a plena luz del día

ELENA VIÑASPasaia

Llegan de la lejana Hungría golpeando sartenes y cazos con martillos para anunciar que ya falta menos para la celebración de los Carnavales. Sus atuendos de alegres colores se ven salpicados de monedas y collares que relucen bajo el sol con un brillo propio de la plata. No es casualidad. La tribu de caldereros ha conmemorado este domingo el 25 aniversario de su primera salida por Trintxerpe.

Los cíngaros celebraban la efeméride, al tiempo que recordaban sus inicios, cuando la comisión de fiestas y los vecinos de este distrito pasaitarra aunaron esfuerzos para recuperar una antigua tradición. «Hablando con sus gentes hemos podido ver que hay cosas que no han cambiado. Los trintxerpetarras siguen siendo gente comprometida con su pueblo, siempre intentando conseguir que las cosas mejoren. Sabemos que hay mucha gente y muchas asociaciones de música, de deporte, de tiempo libre, culturales, comerciantes, grupos de mujeres, de jóvenes, de jubilados y muchos más que trabajan de manera desinteresada para que los trintxerpetarras disfruten de un pueblo en el que todos vivamos mejor», manifestaban.

Comparsas

La comparsa de niños y la de adultos han desfilado conjuntamente pocos minutos después de las doce del mediodía por las principales calles de la población. Les acompañaban el oso, las dos parejas de directores y un trío de reinas de belleza un tanto distraída que se estrenaban en el papel. No era la única novedad de este año. Los caldereros han actuado, por vez primera, bajo el sol y no cuando el día cae.

En su alegre marcha entonaron cerca de una decena de composiciones musicales. Desde la titulada ‘Qué belleza’ a la de ‘Alma de Dios’, pasando por ‘Recorrimos’, ‘Begi urdin bat’, ‘Canto húngaro’, Mazurka’, ‘Gitanos húngaros’ y ‘Canción de los niños’.

Tras inundar de sonidos metálicos la plaza de los Gudaris y la de Serafín Esnaola, así como las calles Jaizkibel, Azkuene y Euskadi Etorbidea, los caldereros daban lectura a un discurso cargado de ironía y crítica social por el estado en el que se encuentra el pueblo.

Discurso con mensaje

«Hemos acampado con nuestras tiendas en las zonas de recreo de La Herrera, espléndidas para nuestra chatarrería. Nos han comentado las gentes del lugar que algún día, no sabemos cuándo, ojalá sean zonas de recreo espléndidas para pasear. Y así, podríamos decir muchas más cosas que merecen ser atendidas y llevadas a cabo», señalaban.

Tampoco se olvidaron de los afectados por el incendio que tuvo lugar la Nochevieja de 2013, ya que aún no han comenzado las obras de reconstrucción de sus viviendas.

Antes de despedirse, dedicaron a los vecinos del distrito más populoso de Pasaia un bertso y sus mejores deseos: «¡Que comience la alegría! ¡Que comience la fiesta! De saludo y amistad con la que esta gran tropa os va a deleitar. Calentad vuestras voces, que la banda afine ya y mientras tanto brindemos por todo lo bueno que en Trintxerpe sucederá. Gora Kaldereroak! Gora Iñauteriak! Gora Trintxerpe!».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos