Una banda sonora que cumple 200 años

La kantujira popular organizada ayer en honor a la banda con gente de toda la bahía. A la derecha, algunos de los participantes. Abajo, el inicio de la kantujira en Meipi.

Un libro resume la historia de la Banda de música Konstantzia de Pasai Donibane. Los actos centrales del bicentenario se desarrollan a lo largo de la jornada de hoy con un concierto y una comida que homenajeará a sus componentes

ELENA VIÑASPASAIA.

Cuando en 1817 un grupo, mayoritariamente arrantzale, de amantes de la música instrumental se unieron para crear una charanga, antecedente de las actuales bandas de música, no pensaron en las vicisitudes que iban a tener que superar sus sucesores para perpetuarse en el tiempo. Esos 200 años de historia que comenzaban a escribirse entonces se resumen en el libro que Konstantzia pone a la venta estos días.

En él se cuenta que el director inicial fue Juan Fernando Saiz, al que sucedieron, entre otros, sus hijos Justo y Avelino. Éste presentó en 1876 una instancia en el Ayuntamiento de Pasaia solicitando dinero para una compra de instrumentos, que se inicia en los siguientes términos: «El que suscribe, director de la charanga denominada Constancia...».

Anteriormente, la Konstantzia tuvo otras denominaciones: Música de los Aficionados Jóvenes, Música Instrumental de Aficionados, Amantes de Santa Cecilia, Música de la Villa y otras. El primer documento conocido en que aparece la denominación Constancia es la citada instancia de 1876.

Volviendo a la época de su constitución, hay que señalar que ésta se desarrolla en un época convulsa para Gipuzkoa. Entre 1829 y 1930 cesa en su actividad por las guerras carlistas. En 1839, su director, Justo Saiz, pide una refundación de la misma. En 1859 se nombra director a Juan Bautista Intxurrandieta y se inicia un proceso de escisión que llega hasta 1861. Entre 1861 y 1870, en una pequeña comunidad, como era la sanjuandarra, existieron dos bandas, la segunda laica a la que los radicales le quitaron lo de 'santa' quedando como Amantes de Cecilia, fruto de la petición denegada por el Gobernador Civil de que se diluyese la primitiva agrupación Amantes de Santa Cecilia. La segunda desapareció en 1870.

En 1858, Justo Saiz, al dejar la dirección musical de la entonces denominada Música Filarmónica de los Aficionados de San Juan de los Pasages, entregó al Ayuntamiento la relación de instrumentos que poseía la Sociedad. Algunos eran propios de la entidad y otros de la villa. Sus componentes costeaban los gastos, salvo pequeñas ayudas municipales que ocasionalmente incluían la compra de algún instrumento.

Entre los diversos premios obtenidos, destaca el de ganador del Certamen de Bandas de Eibar (1904) bajo la dirección de Cándido Gueresta. Tras la Constancia se clasificaron las de Sestao, Bergara y Zumaia. La de Ancho, quedó séptima. Al año siguiente, las jóvenes sanjuandarras bordaron y confeccionaron el pendón que actualmente saca la Konstantzia, en honor de los triunfadores de aquel importante concurso. En honor de aquellas jóvenes sanjuandarras, el componente de la Banda Robustiano Olaciregui compuso la obra musical titulada 'Atozte bada'.

El 17 de junio de 1917 se celebró el primer centenario de la Konstantzia con un concierto dirigido por Juan Cánovas, comida y bailables. De aquel primer centenario se ha llegado a los actuales 200 años, que celebran hoy su día central.

«Para que los actuales sanjuandarras, así como las próximas generaciones, no pierdan el recuerdo de lo que fue y es la Konstantzia, se ha realizado el libro que recorre su trayectoria (1817-2017), con textos y mucha fotografía», señalan sus integrantes, quienes añaden que «merece la pena tenerlo, verlo y conservarlo». Es historia de San Juan, al igual que el remo, el resto de deportes, las actividades socioculturales y religiosas, la pesca, las industrias y otras muchas facetas de la vida sanjuandarra. El libro se encuentra a la venta en la tienda ArtErreka, en la panadería Berezi y el supermercado Centi, de Donibane.

Hoy, los actos de aniversario

Tras la kantujira de ayer, Konstantzia celebra a lo largo de la jornada de hoy los actos centrales de su bicentenario. Una diana náutica recorrerá, a las 10.00, la bahía. A partir de las 13.00, la banda ofrecerá un concierto especial en la plaza, seguido, a las 14.30, de una comida popular con entrega de reconocimientos. Como culminación de la comida-homenaje, intervendrá en su parte final una charanga y tras su finalización, recorrerá las calles de Donibane. La plaza Santiago acogerá, a las 20.00, un acto final «sonoro de gran intensidad» de las celebraciones por el bicentenario, patrocinado por las Arkupe Berri, Remos, Yola Berri y Ziaboga.

Fotos

Vídeos