El balonmano volvió a conquistar la plaza Santiago de Donibane

Para el recuerdo. La actual plantilla del Donibane Eskubaloia y los que integraron el primer equipo décadas atrás posando juntos en la plaza.
/
Para el recuerdo. La actual plantilla del Donibane Eskubaloia y los que integraron el primer equipo décadas atrás posando juntos en la plaza.

ELENA VIÑAS PASAIA.

Había expectación por el regreso del balonmano a la plaza Santiago. Y no es de extrañar a tenor de las veces que se había escuchado hablar de los partidos que se disputaban en el corazón del casco antiguo de Donibane en los años sesenta y setenta. Niños y mayores aguardan la jornada que Donibane Eskubaloia había organizado para retornar al enclave donde Juan Intxausti fundó el primer club de balonmano sanjuandarra.

Ya durante los preparativos iniciales, numerosos visitantes preguntaban sobre lo que iba a celebrarse, y a medida que avanzaba la tarde, los vecinos preguntaban y especulaban sobre quiénes iban a acudir, en la mayoría de los casos sin haber visto jugar en la plaza, pero sí conociendo las interminables historias sobre aquellos encuentros.

Los más pequeños disfrutaron de los juegos ideados para ellos, siempre con el balón de balonmano como protagonista; y entre carrera y carrera, apresuradamente relataban que iban a jugar a 'eskubaloia', como sus aitonas.

Inmediatamente después, el primer equipo de Donibane Eskubaloia presentaba su plantilla para la temporada que acaba de comenzar. Una vez en la pista, hizo un pasillo a los auténticos protagonistas de la tarde, aquellos pioneros que desde 1961, y durante quince años, abarrotaban la plaza los domingo con su entrega en cada partido.

Por el pasillo de los jugadores actuales pasaron hasta veintitrés figuras, visiblemente orgullosas y emocionadas del reconocimiento, y que recibieron por parte del presidente de la Federación Guipuzcoana de Balonmano, Francisco Barros, una bufanda del club y el carnet de socio honorífico. En las bandas del campo, y entre sentidos aplausos, se veían caras emocionadas al contemplar a sus mayores recibir el calor de sus vecinos, máxima recompensa para estos deportistas.

Reunidos antiguos jugadores y actuales, formaron una foto de familia difícil de olvidar. Tras este emotivo acto, la plantilla actual se dividió en dos grupos y disputó un divertido partido de exhibición. Para finalizar el acto, todos los participantes y asistentes en el mismo degustaron una gran paella popular que preparó el restaurante Ziaboga, colaborador del club.

La directiva de Donibane Eskubaloia, en vista del éxito de la jornada, y atendiendo a las demandas de los asistentes, ya ha empezado a valorar dar continuidad al balonmano en la plaza, «si bien no es posible en competición, sí para que la vinculación del club con los vecinos sea más estrecha».

El inicio de la temporada para Donibane Eskubaloia ha sido duro, pues sufrió una merecida derrota en el derbi comarcal ante el Ereintza Beissier por 19-25. Tras unos diez primeros minutos de tanteo entre ambos equipos, en los que apenas había diferencias, el irreconocible conjunto sanjuandarra se mostraba ineficaz en defensa, permitiendo a los rápidos jugadores visitantes encontrar muchos espacios para llegar a perforar la meta local.

Además, si la defensa era pobre, el ataque era muy espeso, y ni los lanzamientos ni los pases de los rosas eran precisos, circunstancia que aprovecharon los de Errenteria para llevarse al descanso una ventaja de 6 -12, que complicaba el partido para los locales.

En la segunda mitad, el equipo saltó a la pista con intención de enmendar la plana. A pesar de que creció la intensidad, el juego no mejoró, y mucho menos el acierto, y aunque las buenas intervenciones del debutante Asier Oiarbide en la portería rosa permitieron que la diferencia se reduje hasta cuatro goles, los visitantes ya se habían adueñado del partido, y los esfuerzos resultaron baldíos. Esta dolorosa derrota demuestra que Donibane aún tiene mucho trabajo por delante, pero merece la pena recordar que la pasada temporada también debutaron con derrota, y no fue óbice para que firmasen una brillante campaña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos