Azti estudió la abundancia de atún rojo en el Golfo de Bizkaia

Investigación. Un ejemplar de atún rojo fotografiado en aguas del Golfo de Bizkaia. / AZTI
Investigación. Un ejemplar de atún rojo fotografiado en aguas del Golfo de Bizkaia. / AZTI

Señala que el stock de esta especie se ha recuperado como consecuencia de la implantación en 2008 de un plan de recuperación por parte del ICCAT

ELENA VIÑAS PASAIA.

Científicos de Azti han llevado a cabo entre el día 4 y el 14 de julio la campaña BFT Index que tiene como objetivo «proporcionar un índice de abundancia de atún rojo en el Golfo de Bizkaia». La citada campaña, que ha sido financiada por la viceconsejería de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria del Gobierno Vasco, se ha llevado a cabo a bordo del buque bautizado como Txingudi, un atunero cañero de Hondarribia.

Según han explicado a través de una nota de prensa los investigadores de Azti, el stock de atún rojo se ha recuperado como consecuencia de la implantación el año 2008 del plan de recuperación del atún rojo por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), organización pesquera intergubernamental responsable de la conservación de los túnidos y especies afines en el océano Atlántico y mares adyacentes.

«El atún rojo venía de sufrir una situación de sobreexplotación entre 1990 y 2008, consecuencia de la fuerte presión pesquera que se ejerció sobre él, especialmente en el Mediterráneo por la flota de cerco», recuerdan desde Azti Pasaia. La evaluación del stock requiere indicadores que reflejen de forma fiable la abundancia del atún rojo en sus zonas de alimentación. «El comportamiento alimentario del atún con un arte de pesca tradicional como es cebo vivo de nuestra flota de bajura puede provocar un sesgo en la evaluación del stock», manifiestan.

Se han utilizado sondas científicas para poder generar un índice de abundancia

Los indicadores independientes de la pesca en la zona de alimentación del Golfo de Bizkaia permiten evitar este sesgo mediante el uso de sondas científicas. Estas técnicas se están usando con éxito desde el año 2003 para la evaluación de la biomasa de anchoa juvenil y se empezaron a usar desde 2015 para el atún rojo. Al extender esta campaña hasta alcanzar una serie de cinco años, se podrá disponer de un índice de abundancia viable de cara a la evaluación del stock de atún rojo del Atlántico Oriental y Mediterráneo.

Azti siempre ha podido contar con la participación de la flota de bajura para la evaluación del recurso y la campaña BFT Index constituye un nuevo ejemplo de esa importante colaboración entre ciencia e industria pesquera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos