Diario Vasco

Un minuto de silencio por Adrián Gotz Herr y su madre

Concentración. Guardaron un minuto de silencio en el patio.
Concentración. Guardaron un minuto de silencio en el patio. / FB

A su regreso de las vacaciones escolares de Navidad, los alumnos, profesores y demás personal de Pasaia Lezo Lizeoa tomaron parte a media mañana de ayer en un acto en memoria del niño Adrián Gotz Herr. La comunidad educativa se concentró en la pista superior del principal edificio de esta ikastola para despedirle, en su primer día de clases de 2017, guardando un minuto de silencio.

Adrián, un vecino de Pasai Donibane de sólo 7 años de edad, cursaba segundo de Primaria en este centro de enseñanza de Oarsoaldea, en el que ha dejado un gran vacío, como señalaban ayer sus responsables.

El niño falleció el pasado día 23 junto a su madre, Vinécia Herr, en un accidente de tráfico ocurrido en Brasil, en el que también perdieron la vida otros tres miembros de su familia. Se trataba de su abuelo, su tío y su tía, embarazada de cinco meses.

Adrián y Vinécia habían viajado de Donibane, donde residían actualmente, a Brasil, el país natal de su madre, para reunirse con el resto de su familia y celebrar las fiestas navideñas.

La noticia de su muerte causó gran impacto en Pasaia, donde el pasado 28 de diciembre se celebró una misa en su recuerdo. En el transcurso de la misma actuaron los niños del coro infantil de Pasaia Abesbatza, del que Adrián formaba parte. La agrupación interpretó, en su honor, una canción de origen brasileño y otra a modo de despedida.

La iglesia de San Juan Bautista de Donibane se quedó entonces pequeña para acoger a cuantos acudieron a darles su último adiós a Adrián y Vinécia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate