Diario Vasco

Para no quedarse sin planes los días de lluvia

La sombra de Víctor Hugo en la que fue su habitación. A la derecha, el barco-museo 'Mater'. Abajo, la nao San Juan en construcción en Albaola.
La sombra de Víctor Hugo en la que fue su habitación. A la derecha, el barco-museo 'Mater'. Abajo, la nao San Juan en construcción en Albaola. / FOTOGRAFÍAS ELENA VIÑAS
  • Visitar la Casa Víctor Hugo, recorrer minas de la época romana y salir de pinchos son algunas de las propuestas

  • La Agencia de Desarrollo Comarcal Oarsoaldea propone una decena de actividades

Aunque en las últimas horas la lluvia ha hecho acto de presencia y con ella, ha llegado también un descenso de los termómetros, la Agencia de Desarrollo Comarcal Oarsoaldea ha realizado un recuento de planes para hacer con mal tiempo en Pasaia, Errenteria, Lezo y Oiartzun. Su objetivo es que tanto vecinos como visitantes puedan disponer de las suficientes opciones para no quedarse en casa y aprovechar al máximo el tiempo libre.

Uno de esos planes se traduce en la visita a la Factoría Marítima Vasca Albaola en San Pedro. Aseguran desde Oarsoaldea que conocer este espacio museístico «es imprescindible si queremos conocer el patrimonio marítimo de nuestra zona». Recuerdan que, además, nos brindan la oportunidad de ver en directo la espectacular reconstrucción de la réplica de un ballenero del siglo XVI, el San Juan, que, construido en este mismo puerto, naufragó apenas unos años más tarde en aguas de Tearranova, en Canadá.

La visita a la Factoría Albaola, además, es apta para todos los públicos. De este modo, los más pequeños pueden seguir al personaje bautizado como Txo para poder comprender mejor y de una manera más dinámica el recorrido por sus instalaciones, entre las que destaca el astillero tradicional en el que la nao va tomando forma.

«Recomendamos completar la visita partiendo desde Trintxerpe en un barco cubierto que nos trasladará hasta el mismo Albaola», manifiestan desde la Agencia de Desarrollo Comarcal, refiriéndose a las embarcaciones de Itxas Zerbi.

Tras los pasos de Víctor Hugo

Desde la Factoría Marítima Vasca Albaola puede tomarse la motora hasta el embarcadero de Pasai Donibane. A escasos metros se encuentra la Casa Víctor Hugo. Este pequeño museo está situado en el mismo inmueble que en su día eligió el escritor Víctor Hugo como lugar para pasar unos días.

En él se encuentra la exposición permanente que, bajo el título 'Víctor Hugo, viaje a la memoria', reúne varios elementos que pertenecieron a la casa original, así como la habitación donde se alojó el escritor y donde podemos escuchar la descripción que él mismo da de la vida cotidiana que llevaba en la vivienda.

También existe una sala con un audiovisual que permitirá al visitante conocer el Pasaia del siglo XIX mediante la descripción que realiza Víctor Hugo. Además, en la planta baja de la casa se encuentra la Oficina de Turismo de Pasaia, donde ofrecerán a quienes las soliciten muchas más opciones para aprovechar el día. Ése es el caso del barco-museo 'Mater', una antigua bonitera amarrada en el muelle de San Pedro reconvertida con fines educativos y medioambientales.

A las entrañas de la tierra

Oarsoaldea propone acudir a Oiartzun para realizar un viaje a las entrañas de la tierra en Arditurri. La excursión merecerá la pena, también en aquellos días en los que la climatología no acompañe demasiado.

«Nos encanta ponernos el chubasquero y caminar bajo la lluvia por la Vía Verde de Arditurri. Pero si prefieres no mojarte, puedes llegar en coche hasta el Coto Minero de Arditurri, en Oiartzun. Aquí podremos adentrarnos en una mina que lleva explotándose desde la época romana, y en la visita guiada por sus galerías descubriremos también los restos romanos y descubrimientos arqueológicos que se han encontrado hasta ahora», señalan.

En su interior la temperatura es siempre estable y estaremos bien resguardados si llueve. La visita empieza en el Centro de Interpretación del Parque Natural de Aiako Harria para, a continuación, adentrarse en el interior de las minas. La visita puede completarse también con los otros dos que se proponen en el mismo municipio.

El primero de ellos pasa por escuchar la música popular en Soinuenea. Este museo peculiar, ubicado en el barrio de Ergoien de Oiartzun, posee una gran colección de instrumentos de música popular -en la actualidad, ascienden a más de 1400- e incluso juguetes de todo el mundo, muchos de ellos expuestos en sus vitrinas y que pueden ser escuchados mediante la visita con audioguía, o si lo desean mediante visita guiada previamente concertada. Además, poseen biblioteca, fonoteca y un archivo de imágenes donde poder conocer e investigar más a fondo los instrumentos y un taller de construcción y reparación de los mismos.

El segundo de los planes llevará a los visitantes hasta Luberri, donde tendrán ocasión de familiarizarse con la historia geológica de Euskal Herria. Así lo manifiestan desde la Agencia de Desarrollo Comarcal Oarsoaldea.

Según explican, «entre Soinuenea y Arditurri nos encontramos con el museo geológico Luberri, que posee en su interior dos salas temáticas: la primera dedicada a la historia geológica de Euskal Herria y la segunda sobre la Geología del valle de Oiartzun y del Parque Natural de Aiako Harria. Entre vitrinas de fósiles y paneles informativos podremos aprender un poco más de nuestra geología.

Antes de abandonar Oiartzun aún puede haber tiempo para disfrutar de unos momentos de relax en un spa. «Si queremos poner la guinda a nuestra visita a esta localidad, trae bañador, gorro, chancletas y una toalla para disfrutar del magnífico Centro Spa Elorsoro situado en el polideportivo de Oiartzun», indican.

Este equipamiento dispone de varios servicios como pediluvio, una gran piscina de hidromasaje con salida al exterior, ducha escocesa, terma, sauna... Se trata, en definitiva, de un espacio solo para relajarse y, además, recibir un tratamiento muy saludable.

De pinchos por Errenteria

La gastronomía es uno de los puntos fuertes en Errenteria, con gran variedad de establecimientos que se reparten por la villa papelera. En este caso, Oarsoaldea plantea centrarse en los bares de pinchos que los visitantes encontrarán por todo el casco histórico y centro del municipio.

«Muchos bares suelen participar en concursos de pinchos, e incluso más de uno se ha llevado algún premio. Así que qué mejor ocasión un día gris que colorear el paladar con una buena degustación de pinchos», apuntan.

Una joya en Lezo

Podemos acercarnos para bajar los pinchos a Lezo, que está a 10 minutos de agradable paseo desde Errenteria. Llegando hasta la plaza del Santo Cristo, se encuentra la Basílica del siglo XVII del mismo nombre. Las puertas de este templo suelen estar abiertas para que los visitantes puedan admirar la imagen gótica del Santo Cristo imberbe. Es, además, uno de los principales focos de atracción turística del municipio por varias razones: principalmente porque existen muy pocos ejemplares en el mundo con esas características, y porque su aparición está rodeada de una bonita leyenda -apareció flotando en el mar-. Y no solo eso, durante siglos, se le ha atribuido abundantes milagros, motivo por el que la basílica ha recibido numerosos visitantes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate