Diario Vasco

San Juan rindió homenaje a sus remeros

La recepción en el ayuntamiento con entrega de regalos. A la derecha, aurresku ante las chicas. Abajo, el comienzo del multitudinario desfile.
La recepción en el ayuntamiento con entrega de regalos. A la derecha, aurresku ante las chicas. Abajo, el comienzo del multitudinario desfile. / FOTOGRAFÍAS ELENA VIÑAS
  • Centenares de vecinos participaron en los actos que permitieron bendecir las 41 banderas conquistadas durante la última temporada

  • El ayuntamiento brindó una recepción a las Batelerak por su triunfo en La Concha

La cifra es de auténtico récord. Un total de 41 banderas cierran la temporada de remo cargada de éxito de Pasai Donibane Koxtape Arraun Elkartea, tantas que para poder desfilar con ellas por el pueblo, a los remeros tuvieron que sumarse familiares, amigos y vecinos. Juntos las lucieron desde Meipi hasta la plaza para regresar a la iglesia, donde serían bendecidas por el párroco Xabier Erro.

La jornada de homenaje a los deportistas rosas arrancaba, sin embargo, horas antes, con la recepción que el ayuntamiento organizó en honor a las Batelerak por su tercera victoria consecutiva en La Concha. La alcaldesa, Izaskun Gómez, acompañada de la teniente alcalde de Donibane, Miriam Cano, y otros ediles del PSE, PNV, EH Bildu y Puede Pasaia, puso en valor el éxito de las de Juan Mari Etxabe.

«Es una victoria que nos llena de alegría, y éxito que nos llena de orgullo un año más a sanjuandarras y pasaitarras», manifestó, mientras Cano les animó a seguir trabajando para lograr la cuarta Concha en 2017.

Las Batelerak, entrenadores y directivos recibieron un recuerdo en forma de remo, así como flores y unos bertsos de Txomin Garmendia impresos en un papiro enmarcado para la ocasión.

El presidente de San Juan, Xabier Arraras, recordó que las chicas han hecho historia. «Han puesto el listón muy alto. Sabemos que lo van a seguir haciéndo, poniéndolo más alto todavía para que el año que viene podamos volver a aquí representando a San Juan, a toda Pasaia y desde luego, al color rosa con mucho orgullo».

La jornada culminó con una cena popular en las instalaciones del club de remo, donde 400 personas compartieron mesa y multitud de anécdotas vividas a lo largo de los últimos meses. De preparar el menú se ocupó el siempre dispuesto Comando Zurito, ayudado por un equipo de voluntarios. La celebración se prolongó hasta altas horas de la madrugada con baile y más reconocimientos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate