Diario Vasco

Los corsarios conquistan Trintxerpe

fotogalería

Una escena de la representación que simula una singladura por mar. / VIÑAS

  • Haatik ofreció una representación de 'Itsas Lapurrak' en Gudarien plaza

  • La actuación se enmarca en la iniciativa 'Dantza Hirian', que ofrecerá dos nuevos montajes el próximo domingo

Hubo un tiempo en que los vascos eran los señores con mayúsculas del mar. Su dominio quedaba patente en la construcción de grandes galeones que atravesaban el Atlántico, pero también en el desarrollo del sector pesquero y comercial. Cuentan que otro tanto sucedía entonces con la piratería. En ese pasado se basa 'Itsas Lapurrak' o, lo que es lo mismo, 'Ladrones de Mar', el espectáculo con el que la compañía de danza Haatik tomó ayer la calle.

La plaza de los Gudaris de Trintxerpe se convirtió en un original escenario que reunió a decenas de personas de todas las edades como público. Todas ellas pudieron disfrutar de una obra que, dirigida por Aiert Beobide, les transportó varios siglos atrás en el tiempo a través de una sencilla escenografía, a la que se sumaron contados efectos sonoros, un vestuario firmado por Ramón García y una cuidada selección musical, con la asesoría artística de Olatz Beobide.

Los dantzaris de Haatik recrearon a través de diferentes coreografías tiempos felices, despedidas en puerto, luchas encarnizadas en alta mar y un final como el que sueñan siempre los espectadores, tan feliz como el reencuentro de las parejas a las que un día el destino se encargó de separar. Y el destino, al final, las volvió a reunir para celebrar que quienes unas veces son arrantzales y otras corsarios logran sobrevivir a la aventura.

Pero la auténtica magia no se hallaba en la historia, sino en la capacidad de transformar una caja de madera en un barco y parte del cuerpo de baile en olas que agitan la nave en su viaje por el océano. El lenguaje de la danza consiguió emocionar a niños y mayores por espacio de algo más de treinta minutos, hasta que los aplausos pusieron punto y final a la función.

La danza había salido a la calle para conquistar el corazón de curiosos y paseantes, del mismo modo que los piratas de antaño se adjudicaban las riquezas que encontraban a bordo de los navíos que apresaban.

Nuevas citas

La representación de 'Itsas Lapurrak' se enmarca dentro de la programación de 'Dantza Hirian', una iniciativa que tendrá continuidad el próximo domingo en Pasaia, donde se ofrecerán dos nuevas representaciones. La primera de ellas tendrá como protagonista el montaje que, bajo el título 'Raw', ofrecerán Amaia Elizaran y Jaiotz Osa, a las 12.00 horas, en la plaza Santiago de Donibane. Se trata de una metáfora de cómo algunas personas dejan de valerse por sí mismas y necesitan de otra.

A continuación, aquellos que asistan como público a la obra tendrán la oportunidad de continuar disfrutando de otra representación tomando, para ello, la motora que permite pasar de San Juan a San Pedro. Sin necesidad de pagar billete ni tampoco entrada, podrán presenciar '70+1', de Haatik y Aiert Beobide, una pieza creada dentro del proyecto 'Hormen Diote', de Donostia 2016, que trata de reflexionar sobre la situación que viven las personas obligadas a emigrar a otro país.

Temas