La historia se revive en Arditurri

Un grupo de asistentes observa cómo el guarda forestal echa a volar un milano real. / ARIZMENDI
Un grupo de asistentes observa cómo el guarda forestal echa a volar un milano real. / ARIZMENDI

La decimosexta edición de Arditurri Eguna atrajo ayer a muchas familias guipuzcoanas. Las visitas a precio reducido en el coto minero y las diversas actividades propuestas fueron todo un éxito

OLAIA OYARZUN OIARTZUN.

Bajo un sol abrasador, a los pies del único macizo granítico del País Vasco, daba comienzo la decimosexta edición del Arditurri Eguna en las entrañas del Parque Natural de Peñas de Aia.

Como cada año, el coto minero de Oiartzun acogió a cientos de curiosos de todo el territorio, que pudieron viajar a través del tiempo adentrándose en unas minas de la era romana. Una jornada especial que unió a padres e hijos en un entorno natural y lleno de riqueza mineral gracias a la iniciativa promovida por la red de parketxes de Gipuzkoa y el Ayuntamiento oiartzuarra.

Desde que el proyecto fuera aprobado en la primavera del 2007, la puesta en valor de estas minas lleva ya casi una década expuesta al público. Los precios reducidos de las actividades propuestas el día de Arditurri y el tren txu-txu habilitado para llegar a la zona cada año hacen que el cupo se llene en prácticamente todas las actividades, según afirma la coordinadora del parque natural, Itsaso Arizeta.

Muchos de los visitantes conocían el festejo, aunque muchos otros no. Así lo contaban los tolosarras Laida y Oskar, que fueron sorprendidos por la celebración tras hacer una pequeña excursión por el monte, como cada domingo. «El entorno es fantástico», comentaba la visitante tras la visita guiada en las minas. Como ellos, más de cien personas pudieron conocer, a partir de las once de la mañana, los secretos mejor guardados en Aiako Harriak. Los más valientes -mayores de doce años- tuvieron la oportunidad de hacer una salida espeleológica adentrándose en la mina de San Joaquín con los expertos de la Asociación de Espeleología Felix Ugarte.

Asimismo, diversas actividades se ofrecieron durante toda la mañana y el mediodía de ayer. Por ejemplo, se soltaron al vuelo a varias aves rapaces, también hubo ludoteka, y taller de talos y hamburguesas. «Los niños se han quedado sorprendidos viendo las aves volar», decía Josune Labandibar observando a su hijo dibujar una careta en el taller infantil. Por su parte, la educadora de Arditurri Ainhoa Díez aseguró sentirse muy «orgullosa» de poder enseñar a mayores y pequeños tradiciones euskadunes de «toda la vida». Además, hizo hincapié en la importancia de que los jóvenes conozcan «tesoros como Arditurri» para entender «nuestro origen».

Temas

Jaiak

Fotos

Vídeos