Un presupuesto de 52 millones

Pleno. Un momento de la sesión del pasado martes./ARIZMENDI
Pleno. Un momento de la sesión del pasado martes. / ARIZMENDI

Salió con los votos a favor de los 11 ediles de EH Bildu e Irabaziz y la oposición de los 10 del PSE y PNV

LUISMA RODRÍGUEZERRENTERIA.

El pleno aprobó el pasado martes por la tarde en su sesión ordinaria de noviembre, la propuesta del presupuesto para 2018 presentada por el equipo de gobierno, que asciende a casi 52 millones, con los 11 votos de EH Bildu y Errenteria Irabaziz, mientras que los 10 ediles del PSE y PNV votaron en contra, al no admitirse sus enmiendas parciales, la del PSE por un valor económico de 700.000 euros y la del PNV por 900.000 euros.

El portavoz de Errenteria Irabaziz lamentó que las enmiendas se hubiesen presentado agrupadas y no se hubiesen podido votar propuesta por propuesta, ya que en ese caso el gobierno «hubiera aceptado algunas».

El portavoz del PSE-EE, José Ángel Rodríguez, criticó el hecho de que el concejal de Hacienda, Jon Txasko, no se hubiera puesto en contacto con ellos para darles una respuesta en cualquier sentido a la enmienda. La portavoz del PNV, Garbiñe Oiarbide coincidió al señalar que «no ha habido voluntad de discutirlas».

Precisamente Jon Txasko se felicitó de que el presupuesto aprobado el martes vaya a permitir el remate de las obras de la Fábrica Cultural Lekuona y para ello se destinarán 2.800.00 euros y también destacó la inversión que se hará en los ascensores de Beraun y Galtzaraborda y en la política social a la que se destina un millón y medio de euros para distintas ayudas y planes de empleo.

También se refirió a las enmiendas del PSE y PNV diciendo que no se han aceptado ya que «están alejadas de la realidad y por la inviabilidad de algunas de sus propuestas».

Relacionado con este punto también se aprobó, con la abstención del PSE y PNV, la relación de puestos de trabajo y las plantillas de la Residencia de Ancianos, de Errenteria Musikal y del propio Ayuntamiento.

Mociones sobre la OTA

Además de la dación de cuenta de resoluciones de Alcaldía y concejales delegados y de una sentencia, en el pleno se trataron dos mociones.

La primera presentada por los trabajadores de la OTA solicitaba que en caso de volver a privatizar dicho servicio por parte del consistorio, fueran los actuales trabajadores los que tuvieran prioridad a la hora de ocupar los nuevos puestos.

La moción fue rechazada, al apoyarla solo el PSE-EE, mientras que el PNV se abstuvo y Bildu e Irabaziz votaron en contra.

La segunda, presentada por el propio gobierno municipal pedía un compromiso para legislaturas futuras de no volver a privatizar el servicio OTA y la creación de una mesa de diálogo sobre dicho tema.

Salió adelante con los votos de Bildu e Irabaziz y la abstención del PNV, que señaló que no se podía tomar esa medida ya que no se sabe cúal será la gestión a futuro y del PSE, que criticó que la mesa de diálogo se tome cuando ya se ha municipalizado el servicio y dado que no se puede hipotecar decisiones de las futuras corporaciones.

Por último se aprobó por unanimidad la modificación del reglamento del transporte de las administraciones integradas en la Autoridad Territorial del Transporte de Gipuzkoa, por la que la gratuidad del billete se amplía desde los cinco hasta los seis años de edad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos