Los pensionistas retomaron ayer sus protestas en Herriko Plaza

Pensionistas asistentes a la protesta que se llevó a cabo en Herriko Plaza. / ARIZMENDI

Pidieron la actualización de las pensiones y ayudas económicas complementarias en asistencia y enfermedad

LUISMA RODRÍGUEZ ERRENTERIA.

Tras el parón veraniego de los pasados meses de agosto y septiembre los jubilados y pensionistas de Duintasuna y de los clubes de jubilados de Oarsoaldea retomaron ayer al mediodía en la Herriko Plaza sus protestas mensuales que celebran el primer lunes de cada mes y lo hicieron con una concentración y manifestación tras una pancarta en la que se podía leer «Actualización de las pensiones. No al repago». Durante el acto, que se llevó a cabo bajo la lluvia, los organizadores leyeron un escrito en el que señalaron que «las pensiones y cuidados de enfermedad tienen un futuro bastante incierto, sobre todo para las generaciones futuras, si permitimos que sigan adelante las reformas aprobadas por los gobiernos del PSOE y PP y que suelen ser apoyadas por el PNV».

También dijeron que dichas pensiones y cuidadosque «tienen un componente público, las están tratando de privatizar con el simple y mentiroso argumento de que son insostenibles económicamente». Por ello emplazaron a los ayuntamiento y a la Diputación Foral de Gipuzkoa a que «garantice la asistencia en todos los ámbitos de la vida de las personas mayores que lo necesiten, a través de ayudas económicas complementarias, para ampliar tanto en cantidad como en calidad las ayudas a domicilio, así como para fomentar un participación socio-cultural de las personas mayores con criterios de integración generacional, que desarrollen un envejecimiento activo». También repartieron un escrito a los viandantes sobre el Día Internacional de las Personas Mayores y en el que pedían actuar «para mejorar nuestra calidad de vida».

Protestas de la OTA

A la misma hora también se concentraron en la Herriko Plaza los trabajadores de la OTA que están de huelga desde el día 25 con una pancarta que decía «La OTA no se quita. Vienen los municipales».

Dicha huelga se mantendrá hasta el próximo día 5 de diciembre, fecha en la que acaba el contrato de servicio entre la empresa y el Ayuntamiento. Los trabajadores finalizaron su protesta cantando unos bertsos relativos a su conflicto laboral.

Fotos

Vídeos