Músicas del mundo para la despedida

La cantera de Landarbaso ofreció una versión adaptada del musical ‘Atlas’. /ARIZMENDI
La cantera de Landarbaso ofreció una versión adaptada del musical ‘Atlas’. / ARIZMENDI

Los conciertos de la Banda de Música y de los niños de Kontari, entre otras actividades, cerraron una nueva edición de Atlantikaldia

LUISMA RODRÍGUEZ ERRENTERIA.

El Festival Atlantikaldia de Errenteria cerró ayer su cuarta edición manteniendo el mismo espíritu que le ha caracterizado de ser un punto de encuentro de culturas diversas y un lugar para que éstas se mezclen y fusionen y por lo tanto se enriquezcan.

El mejor ejemplo de ello llegó con el concierto que la Banda de Música de Errenteria ofreció al mediodía en la Herriko Plaza bajo el título 'Ahots-Baat', que significa voz en euskara y en la lengua africana wolof. Bajo la dirección de Alain Ayeri, la Banda estrenó en el concierto una obra compuesta expresamente para este concierto de Atlantikaldia, por Miguel Angel García Estagnan y que condujo desde el canto africano 'Otote' a la Ezpata Dantza vasca.

Junto a los músicos de la Banda en el concierto también participó un conjunto vocal africano, compuesto por media docena de voces femeninas que ofrecieron un repertorio de sus cantos y bailes procedentes de Senegal y también colaboraron los dantzaris de Ereintza Dantza Taldea, ofreciendo un repertorio de danzas populares vascas.

En el mismo sentido estuvo el concierto protagonizado por el grupo infantil Kontari, de Landarbaso Abesbatza que uniéndose a la temática del festival, ofreció una versión adaptada del musical 'Atlas', en el que los niños viajaron por diferentes lugares del mundo a través de las canciones.

También ayer se escuchó música de Nueva Orleans, se celebró un taller para mostrar la manera de prender fuego en la prehistoria y las técnicas de caza y hubo una diana de los tambores de Amulleta para despedir a los barcos de Albaola que se marcharon río abajo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos