Un incendio calcina dos coches y una moto en Errenteria y daña otros vehículos

El suceso ha ocurrido de madrugada en Errenteria. /ARIZMENDI
El suceso ha ocurrido de madrugada en Errenteria. / ARIZMENDI

Las causas del fuego, que también afectó a parte de la fachada de un edificio y a un bajo comercial del barrio de Iztieta, se siguen investigando

IGNACIO VILLAMERIEL

Madrugada del domingo al lunes. Un timbrazo intempestivo del portero automático despierta de su plácido sueño a algunos vecinos del barrio de Iztieta de Errenteria. ‘¿Tienes el coche aparcado en la calle Pasajes?’, decía desde el portal una voz apurada pero caritativa. ‘Pues baja rápido que hay varios coches ardiendo’.

Con el pijama puesto, las zapatillas de andar por casa en los pies y el corazón latiendo a mil por hora en el pecho, algunos propietarios de los vehículos estacionados en las inmediaciones consiguieron llegar hasta la bola de fuego que se generó a eso de las 4.30 de la mañana, por causas que se desconocen y se investigan. Según informó el Departamento vasco de Seguridad, uno de los vehículos estacionados en la citada calle errenteriarra empezó a arder y el fuego se extendió de inmediato a otros aparcados en las inmediaciones.

Los propietarios más veloces lograron mover sus vehículos antes de que el fuego los alcanzase, pero los que estaban aparcados más cerca del coche en el que se inició el incendio no tuvieron la misma suerte. En total, fueron cuatro los automóviles que resultaron afectados, dos quedaron completamente calcinados; además de dos motocicletas, una de ellas también calcinada. Todo apunta a que el fuego se originó en uno de los vehículos y las llamas se extendieron al resto. Además, la copiosa columna de humo que generó el incendio afectó a la fachada de un edificio cercano y a un bajo comercial, según explicaron fuentes de la Ertzaintza.

Los testigos del incendio, además de avisar a sus propios convecinos, no tardaron en dar la voz de alarma a los bomberos. Hasta el lugar se desplazaron efectivos policiales y dotaciones del cuerpo de bomberos de la Diputación de Gipuzkoa, que dieron por controlada la situación sobre las 05.30 de la madrugada. Para esa hora, eran pocos los residentes en la calle Pasajes que no se habían enterado del suceso.

Y tras una noche toledana, este lunes tocaba hacer balance de los daños causados por el fuego. Solo materiales, eso sí, ya que, afortunadamente, no hubo que lamentar daños personales.

Bajo la supervisión de una patrulla de la Ertzaintza y ataviados con guantes azules y monos blancos de cuerpo entero, los dueños de los vehículos que habían ardido la noche anterior pudieron acercarse durante la mañana de este lunes hasta los restos de sus coches para ver si podían rescatar la documentación de la guantera o algún útil que no hubiera sido pasto de las llamas.

Poco se salvó. Al menos de la motocicleta y los dos turismos más afectados: un Renault Space y un Citroën Xsara. Algunos de sus propietarios, ya con la luz del día, se lamentaban y observaban impotentes el desastre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos