Dos historias de mujeres en la Guerra Civil logran los premios Mariasun Landa

El alcalde, Julen Mendoza, junto a los premiados (Fraile y Legorburu) y a las protagonistas de las historias (Pilar Fraile y Kontxi Ruiz) . / ARIZMENDI
El alcalde, Julen Mendoza, junto a los premiados (Fraile y Legorburu) y a las protagonistas de las historias (Pilar Fraile y Kontxi Ruiz) . / ARIZMENDI

Idoia Fraile Ugalde e Iñigo Legorburu Arregi son los autores de los trabajos premiados

LUISMA RODRÍGUEZ ERRENTERIA.

La VIII edición de los premios Mariasun Landa que en esta ocasión ha puesto el acento en la recuperación de la memoria histórica en la guerra civil, han recaído en Idoia Fraile Ugalde e Iñigo Legorburu Arregi en las modalidades de 'Mirada femenina' y 'Mirada a las mujeres' respectivamente.

El mejor trabajo de la primera modalidad, 'Pilar Fraile Sarasola: Lehiotik erbesteari begira', cuenta las vivencias de Pilar Fraile, errenteriarra de 90 años, que con 8 tuvo que salir de su pueblo y recorrió diversas localidades; Bilbao, Santander, hasta llegar a Pas de Calais. Se separó de su familia en un éxodo que la devolvería a su localidad natal en 1939. Tal y como comentó la autora del trabajo, Idoia Fraile, la ventana es un símbolo extraído de una de las duras vivencias que se relatan en la obra, que significa la liberación del sufrimiento padecido, así como la proyección del testimonio de esta mujer al exterior. La autora agradeció a las familias la colaboración ofrecida, pero sobre todo a las protagonistas, ejemplo de valentía y fortaleza para el resto de mujeres.

El primer premio en la otra modalidad, 'Mirada a las mujeres' se trata de una obra de Iñigo Legorburu, titulada 'Kontxi Ruiz Arroyo: La guerra vista desde los ojos de una niña', en ella el autor nos aproxima a la vida de Kontxi Ruiz, de 85 años, que contrariamente a Pilar, vivió la guerra en Errenteria, siendo testigo de lo que ocurrió en la villa en tiempos de la contienda. Trabajó en los comercios familiares, enviudó dos veces y ha perdido dos hijos. Sin embargo, sabe encontrar los momentos felices en la vida, incluso lo hizo en aquella infancia de penurias y sinsabores, tal y como explicó en el acto de entrega, complacida y optimista. Iñigo Legorburu se mostró agradecido a Kontxi por su colaboración y disponibilidad.

Curiosamente, ambas mujeres viven hoy en la Residencia Sagrado Corazón de Gabierrota. Casualidad de la vida en dos luchadoras supervivientes de aquellos difíciles tiempos. Antes de la entrega de premios a los ganadores y sendos ramos de flores a las protagonistas, el alcalde de Errenteria, Julen Mendoza, tuvo palabras de agradecimiento para Mariasun Landa, presente también en el acto y que realizó la entrega, para los participantes, los premiados y, claro está, para Pilar y Kontxi. No se olvidó de recordar a otra errenteriarra recientemente fallecida, Miren Mendarte, todas ellas, dijo, «han hecho posible que el feminismo siga adelante».

El acto terminó con la actuación del txistulari Xabier Vesga, que puso el cierre oficial a la celebración.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos