Las ganas de fiesta en Alaberga pudieron más que la lluvia

El campeonato de futbolín, a cubierto. /  ARIZMENDI
El campeonato de futbolín, a cubierto. / ARIZMENDI

LUISMA RODRÍGUEZ ERRENTERIA.

El barrio de Alaberga está viviendo este fin de semana sus fiestas patronales y ayer su segunda jornada, la que más actos tenía programados, se vio condicionada por la abundante lluvia que cayó durante toda la mañana.

A pesar del aguacero y gracias a la carpa de grandes dimensiones instalada en la plaza se pudieron celebrar la mayoría de los actos programados, entre ellos la exhibición de aves rapaces de la mano de Euskalfauna, aunque lamentablemente los vuelos que estaban anunciados no pudieron llevarse a cabo y los asistentes tuvieron que conformarse con ver a los animales de cerca, sin mostrar sus habilidades. El campeonato de futbolín también se llevó a los soportales del edificio de la Asociación de Vecinos de Alaberga.

La organización indicó que lo que sí que se iba a tener que suspender de manera forzosa iban a ser los hinchables al aire libre, debido a las precipitaciones, aunque permitieron que la fiesta de la espuma se pudiera llevar a cabo finalmente si no había mucha lluvia. Las festejos vivirán hoy su última jornada, en la que el acto central será la tamborrada infantil que saldrá a las 12 del mediodía y a las 14.30 tendrá lugar una paellada amenizada con música.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos