50 años de lucha de los vecinos de Gabierrota

La presentación levantó interés y estuvo muy concurrida. /  ARIZMENDI
La presentación levantó interés y estuvo muy concurrida. / ARIZMENDI

Subrayó que es una de las primeras asociaciones de vecinos que se constituyó en España, con el mérito añadido de que «ha durado todo este tiempo» Txema Arenzana presentó ayer el libro sobre las cinco décadas de andadura de la asociación vecinal

LUISMA RODRÍGUEZ ERRENTERIA.

El escritor errenteriarra Txema Arenzana presentó ayer por la tarde en la Casa Xenpelar el libro titulado 'Laguntasuna (1968 - 2018) Gabierrota, 50 años de lucha', que recoge la historia de la Asociación de Vecinos del barrio registrada en marzo de 1968 y legalizada por el Gobierno de la época el 5 de abril del mismo año, con lo que ayer precisamente cumplió los 50 años de existencia legal.

Esta presentación se enmarca en los actos conmemorativos de este 50 aniversario, que comenzaron hace ya varias semanas con unas pruebas ciclistas organizada por el Club Ciclista Laguntasuna, surgido también en el barrio de la mano de la asociación y proseguirán este fin de semana con un amplio programa que contempla este sábado, a las 13.00 horas, una actuación del grupo de mujeres de Gabierrota en la plaza Evaristo Bozas (Pirámide), con baile y danza.

El domingo 8 de abril a las 9.00, habrá una diana de txistularis y a las 11.00, misa por los vecinos fallecidos en la capilla de la Residencia. A las 12.00, exposición fotográfica en el hogar del jubilado, con imágenes que ya se pudieron ver en una muestra celebrada en 2012 y a las que se han añadido otras nuevas de lo que es el barrio en la actualidad y a la misma hora tamborrada de niños y mayores por las calles del barrio. A las 13.30, homenaje a los que han sido presidentes de la A.VV. Laguntasuna, con dantzaris y txistularis y finalmente a las 14.15, comida popular en el Centro Cívico con música y bailes.

Txema Arenzana explicó que tras realizar el libro sobre el 75 aniversario del grupo de montaña Urdaburu editado el año pasado, comenzó a trabajar hace ya dos años en este del 50 aniversario de la Asociación de Vecinos de Gabierrota.

Archivo

Añadió que «he recurrido para la documentación fundamentalmente al archivo de que disponía la Asociación de Vecinos, que tenía mucho material y lo he completado con búsquedas en el Archivo Municipal de Errenteria y viendo libros que hay escritos sobre el mundo de las asociaciones de vecinos, aunque en este caso hay que señalar que no existen muchos».

Se han editado 500 ejemplares de libro, que consta de 176 páginas a toco color con 110 fotografías sobre el barrio, carteles, anuncios, ilustraciones y una amplia hemeroteca y se completa con un dvd que tiene 1.100 imágenes de todas las épocas del barrio.

Se pondrá a la venta al precio de 12 euros en la Librería Mirentxu de la calle Santa Clara, en Xenpelar Kulturdenda de la Alameda, en el kiosco de Gotzon, también de la Alameda, en el estanco Maitexa de la calle Bizente Elizegi y en la Librería Marian del barrio de Fanderia.

El dinero recaudado irá destinado en su integridad a la Asociación de Vecinos dado que «lamentablemente ésta no dispone de muchos fondos».

Ley de Fraga

Txema Arenzana explicó que las asociaciones de vecinos surgieron en España en el año 1968, al hilo de la Ley de Asociaciones de Fraga de 1964, cuyos primeros embriones fueron las asociaciones de padres de familia.

Contó el autor que «cuando en la década de los 60 se construyeron los barrios periféricos en las ciudades, muchos de ellos contaban con grupos de trabajo generados fundamentalmente en torno a la parroquia de cada barrio y que hacían un papel similar al de las asociaciones vecinales, preocupándose por los problemas de los barrios, pero la característica que tiene la Asociación de Vecinos de Gabierrota, es que ya en 1968 se creó con este nombre y si no es la más antigua de España, ya que como tal consta la de Palomeras Bajas en el barrio de Vallecas de Madrid, que ya no existe, sí que es de las más antiguas. De todas formas, su valor adicional reside especialmente en que se ha mantenido viva durante estos 50 años y además se puede acreditar con la documentación original, que recoge la fecha en la que se solicitó su creación en marzo de 1968 y también el documento del Gobierno Central, que la legalizó el 5 de abril de ese mismo año».

Tres épocas

Txema Arenzana explicó que su libro está dividido en tres épocas. «La primera abarca desde el año 68 hasta el 78, en lo que serían los prolegómenos del funcionamiento de la asociación, que tuvo como principal hito el secuestro pacífico por los vecinos de varios autobuses de la Compañía del Tranvía de San Sebastián, hartos de la moratoria de cinco años que impedía que los mismos llegaran hasta el barrio, ya que acababan su periplo en la Alameda. Gracias a esta actuación de fuerza adoptada por los vecinos en 1978 se consiguió que por fin el autobús llegara hasta el barrio».

Arenzana destaca también en el libro los testimonios de residentes del barrio que mantuvieron la lucha vecinal por «impedir que en los 70 se construyeran dos torres de 14 pisos en el barrio, que estaba previsto realizar y que hubiesen duplicado su población, desde los 2.500 habitantes que ha tenido históricamente, hasta más de 5.000. Gracias a esas luchas el barrio dispone de esa fisonomía de casas bajas que le caracteriza».

El segundo período que el escritor establece es el que va desde el año 1978 hasta 1993, fecha en que se cumplen los 25 años de la Asociación de Vecinos y que Arenzana definió como el tiempo en el que se produce la gran transformación urbanística del barrio, ya que «se construyeron los garajes subterráneos, la plaza Evaristo Bozas, la Residencia de Ancianos, o el Paseo de Gabierrota, que se han mantenido hasta hoy en día como elementos principales del barrio». Con motivo del 25 aniversario también se editó una revista, que se reseña en el libro de Txema Arenzana.

Solución a los problemas

Por último estaría el período que va desde 1993 hasta 2018 y que el escritor señaló que «es más anodino, pero que destaca por que en él se da por fin solución a los problemas que el barrio venía arrastrando desde su fundación». De esta manera en 2009 se consiguió definitivamente eliminar los talleres que había en los bajos de las viviendas y que tantas molestias causaban. Se construyó también por fin la rotonda de Gabierrota, que logró evitar la peligrosidad de la antigua Nacional-1.

También en 2014 se pudo eliminar el transformador eléctrico bajo las viviendas y que era una reivindicación histórica.

Txema Arenzana señaló que la única cuestión que queda pendiente en 2018 es «el derribo de la casa de Camineros, pero nadie se ha atrevido a actuar sobre ella».

Por último destacó que el libro cuenta con varios anexos como pueden ser la historia del Club Ciclista Laguntasuna surgido en el barrio, o el desarrollo del Sector Oeste, «pero es interesante especialmente un trabajo realizado por «Ramón Ayerza, quien fuera el arquitecto municipal y que ha redactado un interesante escrito sobe la evolución urbanística del barrio de Gabierrota y que yo he incluido también en el libro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos