Diario Vasco

Los Reyes Magos llegaron precedidos por un tren chu-chú

Sus Majestades. Baltasar, Melchor y Gaspar y Mechor trajeron consigo mucha ilusión y un montón de regalos para los más pequeños que esperaron su llegada.
Sus Majestades. Baltasar, Melchor y Gaspar y Mechor trajeron consigo mucha ilusión y un montón de regalos para los más pequeños que esperaron su llegada. / FOTOS ARIZMENDI

La anual Cabalgata de Reyes de Errenteria del 5 de enero volvió a ser multitudinaria, más si cabe que en años anteriores dada el clima benigno, con frío, pero totalmente seco, que animó a miles de errenteriarras, en su mayoría parejas jóvenes con niños, aunque también muchas personas mayores, a salir a las calles del centro para ver el paso de sus Majestades de Oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar.

Los tres, subidos en sus espectaculares carrozas acudieron a la villa, para escuchar con paciencia las peticiones de los más pequeños. Volvieron a estar arropados cada uno de ellos por una veintena de antorcheros que se encargaron de lanzar caramelos a la gente congregada en las aceras.

La novedad principal de este año resultó ser un flamante tren chu-chú de color rojo, que precedió a las carrozas de los tres reyes, llevando en su vagón las cartas y los regalos para los más pequeños.

Cartero a caballo

El cartero real montado en un brioso caballo blanco, también se adelantó unos metros a sus Majestades para preocuparse de las misivas de los niños y otra de las novedades fue la presencia de cuatro jóvenes carboneras, que por vez primera participaron en la comitiva compuesta por un total de 150 personas.

La parte musical corrió a cargo de varios componentes de la Banda de la Asociación de Cultura Musical de Errenteria, así como del grupo de trikitixa de alumnos de la Escuela Municipal de Errenteria Musikal. La cabalgata se completó con la escena del Nacimiento, que desfila por delante de los Reyes.

Muchos caramelos

Durante su recorrido se repartieron un total de 510 kilos de caramelos, que pueden parecer muchos, pero que dado el gentío que se congregó tampoco resultaron excesivos y 7.000 monedas de chocolate, todos ellos aptos para celíacos.

Tras recorrer las calles del centro de Errenteria, los tres Reyes se dirigieron a Merkatuzar, donde como sucede en los últimos años se llevó a cabo en dicho lugar la recepción a los niños de Errenteria, que querían hacerles en persona las peticiones de sus regalos, que sin duda que en la madrugada de hoy habrán llegado a su destino correcto.

Voluntarios de Protección Civil y de la DYA, también tomaron parte y colaboraron en el normal desarrollo de la Cabalgata.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate